La fiscal Salinas Odorisio remitió a juicio oral y público la causa contra los cuatro efectivos que actuaron en el operativo.

La causa contra los sargentos Alberto Gabriel Figueroa, Gonzalo Robustiano Delgado y Rubén Esquivel y el cabo José Oscar Santos llegará a juicio. Los efectivos están acusados de los delitos de homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público en torno a la muerte del joven Martín Rodrigo Carreras.

En el requerimiento girado al Juez de Garantías 3, la fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados Contra las Personas, Ana Inés Salinas Odorisio, sostuvo que los policías están acusados “como consecuencia del inadecuado uso de la fuerza, faltando a los principios de congruencia y proporcionalidad, la conducta imprudente y antirreglamentaria del personal actuante”.

Por su parte, la fiscal sostiene que todo ello tuvo lugar contrariando “expresas disposiciones legales y protocolares en orden a la prohibición de trasladar a cualquier persona en la caja de una camioneta y por haber contravenido la expresa dispocisión de evitar toda coincidencia física de un agresor con la víctima de violencia de género”.

El caso se remonta al 21 de junio de este año, cuando Carreras se presentó en la vivienda de su expareja e hijas. La mujer llamó al 911, se presentaron los efectivos y cuando lograron reducir al joven de 23 años lo trasladaron en la caja a la dependencia policial de Villa Asunción. Cuando llegaron, estaba muerto.

La autopsia determinó que falleció por “delirio agitado y asfixia restrictiva por compresión torácica, la que se produjo por maniobra de sujeción con las manos en la espalda”. Es decir, por la brutalidad policial.