Se detuvo un camión cada día y medio. Transportaba plata negra en paquetes numerados que corresponderían a feriantes salteños, jujeños y tucumanos que así buscaban pagar la adquisición de mercadería en Buenos Aires.

Los medios nacionales siguen analizando de cuando en cuando el fenómeno de los camiones que transportaban miles de sobres con dinero. Ya se incautaron 70 millones de pesos (una parte en dólares) y dos lingotes de oro. El tema volvió a ponerse en la agenda luego de que el audio de un intendente bonaerense sugiriera que la “falopa” se traslada en las ambulancias.

El tema de los camiones del norte que transportaban dinero en sobre, sin embargo, parece responder a otras cuestiones. Pedro Simón, el fiscal federal de Santiago del Estero que fue uno de los primeros en investigar la causa, destacó que la principal hipótesis es que el dinero se lleva a Buenos Aires para comprar indumentaria y luego revenderla en el norte del país. Todo indica que la mayoría de los sobres pertenecían a feriantes salteños, jujeños y tucumanos a los que – desde el inicio de la pandemia – les convenía más comprar en Buenos Aires por el valor del dólar, pero también por las restricciones en el transporte que siendo muy severas para el interior del país, hacía directamente imposible las compras en Bolivia.

En ese sentido, los camiones con sobres de efectivo reemplazan a los tours de compras que no se realizan desde el inicio de la pandemia. En esos viajes, un grupo de personas se trasladaba a Buenos Aires con importantes sumas de dinero para conseguir ropa por mayor y luego revenderla. «Ahora, esa gente que ya no puede viajar junta la plata y la manda en un camión. De esa manera, evitan el control financiero que implicaría transferirla por el sistema bancario. Esa es la principal hipótesis», señaló el fiscal santiagueño oportunamente.