Casi trotsko | La arenga de Juan Carlos Romero contra el “régimen” K y los “falsos opositores”

Como lo repite Juntos por el Cambio desde hace un mes, el ex gobernador salteño “advirtió” que una buena elección del Frente de Todos dejará al oficialismo “con el control absoluto de Diputados, como ya lo tiene en el Senado”.

“Un triunfo en los comicios legislativos podría ser interpretado como un cheque en blanco por las actuales autoridades”, escribió Romero en una columna publicada hoy por el portal Infobae. El senador nacional asegura en el escrito que una mayoría oficialista robustecida tras las elecciones legislativas ofrecería la preocupante perspectiva de “un gobierno con vía libre para acelerar su agenda de empobrecimiento y restricción de derechos que viene sosteniendo desde su asunción hace un año y medio”.

“Es por ello que la dirigencia opositora debe hacer el máximo esfuerzo en presentar una alternativa responsable frente a los comicios. En ese plano corresponde intensificar nuestro accionar en pos de lograr un frente opositor amplio y representativo, que ofrezca a los argentinos una propuesta política capaz de imponer un freno al actual gobierno, al tiempo que presente una propuesta superadora de cara al futuro”, manifestó el ex gobernador que así pido un curso de acción política claro a la hora de armar las listas: consensos o elecciones primarias.

El actual senador nacional definió, además, como uno de los peores males del sistema político la proliferación de falsos “opositores que se muestran como independientes o escondidos atrás de los gobiernos provinciales se presentan como representantes locales y, una vez electos, utilizan sus bancas legislativas para ponerse al servicio del régimen. Mediante actitudes zigzagueantes, sinuosas y oscuras, estos falsos opositores han edificado una verdadera “oposición funcional” que en los hechos se erige como un aval al gobierno, aportando su voto en cada oportunidad que el oficialismo lo ha necesitado”.

Romero eligió para su escrito un final casi dramático: “La gravedad de la hora, requiere alertar a los argentinos y a los líderes opositores ante esa posible perspectiva. Antes de que sea tarde”.