Andes Líneas Aéreas | La empresa con capitales salteños anunció despidos, devolución de aviones y cancelación de rutas

La empresa que empezó a operar en el 2016 tiene 480 empleados y es la tercera en importancia del país. Decidió achicarse como consecuencia de la fuerte devaluación y el ingreso de las low cost auspiciadas por el Gobierno.

«Teníamos una flota y una estructura pensada para nueve aviones y pasamos a una para cinco aviones: 40 por ciento menos de gente, 40 por ciento menos de estructura, 40 por ciento de achique de empresa», sintetizó Bernardo Racedo Aragón, gerente Comercial de la firma que se vio afectada por la desregulación del mercado aerocomercial y la devaluación.

Con casi 480 empleados, Andes había logrado posicionarse en el mercado como la compañía aérea de capital privado nacional más grande del país, detrás de Aerolíneas Argentinas y Latam. “Aragón precisó que la Argentina tenía una balanza comercial turística deficitaria, con un rojo de 10.000 millones de dólares al año porque los argentinos que salían eran más que aquellos turistas extranjeros que ingresaban. La fuerte devaluación del peso cambió la ecuación y el rojo de la balanza comercial de turismo se está corrigiendo con fuerza porque cada vez menos argentinos pueden viajar al exterior y a su vez la Argentina es más barata para los extranjeros. En ese escenario, los aviones contratados por Andes Líneas Aéreas han perdido su razón de ser porque directamente «desapareció el mercado» al que se apuntaba, por lo que la empresa devolverá cuatro Boeing 737-800 y se quedará sólo con cinco”, precisa un informe de Página 12 recién publicado.

En ese marco, Andes dará de baja las rutas adquiridas para ir a Brasil y el Caribe; también dejará de volar desde Buenos Aires a Tucumán y canceló las frecuencias entre Salta y Tucumán. Con los cinco aviones que mantendrá operativos, seguirá volando a Jujuy, Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Iguazú, Bariloche, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia.

La llegada de las low cost auspiciadas por el Gobierno terminó de dar el tiro de gracia según lo explico el gerente general de Andes, Horacio Preneste, la semana pasada en un reportaje en Ámbito Financiero que la aparición de compañías “con espaldas financieras para sostener una estrategia de ingresar vendiendo pasajes baratos, perder dinero y así ganar cuota de mercado” había puesto en jaque a la empresa, ya complicada por la suba de los combustibles atada al aumento del dólar.

“Cuando se eliminó la tarifa mínima, lo que yo planteé a las autoridades fue que cuando uno desregula deben existir mecanismos antidumping, como lo muestran los ejemplos de Chile y Estados Unidos, para evitar la depredación de los mercados”, recordó Preneste quien agregó: “Existe un agravante de esta situación: hay una compañía que todavía no empezó a volar y hace un mes que está vendiendo vuelos a precios bajos. Cómo es posible que el precio de venta de los pasajes de los próximos meses lo fije una compañía que todavía no está operando en el país frente a empresas como Aerolíneas Argentinas, Lan y Andes que están establecidas hace muchos años. Ahora vivimos una situación complicada, pero no por culpa nuestra, sino por el contexto. Y en este contexto lo malo es que se creó una competencia ficticia.”