Urtubey pide a la Casa Rosada que asuma la crisis y abandone las marchas y contramarchas

El gobernador salteño dio una larga entrevista al canal Todo Noticias en la noche de ayer. Aseguró que si el gobierno nacional no asume la fortísima crisis que atraviesa su gestión, errará el diagnóstico y todo lo que haga para adelante saldrá mal.

En una jornada en donde la tensión cambiaria y las tensiones políticas en la Casa Rosada estuvieron a la orden del día; el mandatario salteño dio una larga entrevista al canal Todo Noticias en donde se refirió a la evidente crisis que vive la economía del país.

En ese marco, pidió al Gobierno que asuma el contexto de crisis al considerar que “una devaluación de esta envergadura en tan poco tiempo habla de una crisis fuerte”, sentencia que fue seguida por la siguiente sugerencia: “Hay que salir de la historia de marchas y contramarchas, Argentina necesita previsibilidad, un horizonte de cierta seguridad”, mientras pedía al Gobierno nacional que explique las medidas que se toman. “Informemos el proceso, no subestimemos a la gente”.

Cuestionó que en su momento se tomó la decisión de no correr atrás del dólar y “a las 48 se cambia de opinión. Cuántas decenas de millones de dólares se tiraron en esta historia y se terminó siendo ineficiente”, indicó. Opinó que es necesario llevar certidumbre de cómo Argentina puede cumplir con sus compromisos, “pero no detrás de un discurso sino con una demostración fáctica” y señaló que la discusión por el presupuesto es una oportunidad para esto.

Anticipó que “será difícil tener posiciones unificadas porque este proyecto no discute teoría, discute la práctica y la ejecución de gastos en cada provincia impacta diferente”, pero agregó que trabaja “en los consensos para que el Gobierno cuente con un presupuesto sustentable para el año que viene”.

En este punto puntualizó que “además de discutir gastos, es necesario discutir ingresos entendiendo que bajar el gasto es una condición necesaria pero no suficiente. Si Argentina no crece, si no exportamos más, si no mejoramos la balanza comercial, todo lo que hagamos en política fiscal, en política monetaria revienta”.

En la discusión de nuevos ingresos no se refirió a subir impuestos sino a la condición “de una base tributaria más homogénea”.