Gonzalo Teruel.

En su habitual columna de resumen político semanal, el periodista habló de la reaparición pública de Mauricio Macri y las reacciones que generó dentro del oficialismo nacional.

Como todos los viernes, el periodista destaco los hechos salientes de la política nacional en el programa Cuarto Oscuro que se emite por FM La Cuerda (104.5). Tras repasar escenas de la política internacional que confirman que la decadencia política alcanza a países como España o EEUU; Teruel se detuvo en lo que consideró el hecho político de la semana: “la reaparición pública del ex presidente Mauricio Macri. Y al día siguiente vi la respuesta del presidente Alberto Fernández. No me quedó más que decir “¡pobres argentinos!, con estos dirigentes no vamos a ningún lado!”, lamento.

Municipalidad de Salta

“La supuesta autocrítica del ex presidente Macri y la respuesta política del presidente Fernández están muy bien para sus propias tribunas y para sus propias giladas. En uno y otro caso, son pobres y tristes, vacías de contenido. Ambos parten para sus discursos de mentiras (en el mejor de los casos de medias mentiras o de mentiras a medias). En uno y otro caso la realidad, los problemas del país y las penurias de los argentinos, quedan lejos”, resaltó.

Macri acusando al peronismo del fracaso de su gobierno y Alberto acusando al macrismo de los problemas del suyo son una vergüenza. Cuando era chico y peleaba con mi hermana y mi mamá me retaba, me justificaba con el más miserable de los argumentos. ´Ella empezó´ decía. Mi vieja se indignaba porque ese no es un argumento: si se comete un error, se pide disculpas y si hay un problema, se resuelve. No se echa la culpa a otros. Nuestros dirigentes no lo entienden: siempre la culpa es de otro. Mañana se cumplen 75 años del nacimiento del peronismo y hace 75 que los peronistas le echan la culpa a los otros y los otros le echan la culpa al peronismo de los problemas de los argentinos. ¡Tenemos que terminar con eso! ¡Tenemos que resolver los problemas! Aunque, la verdad, viendo a los máximos dirigentes del país, no hay mucha esperanza de que eso suceda”, lamento.

El análisis de Teruel no terminó allí con respecto al intercambios de acusaciones que protagonizaron Macri y Fernández. “Ambos son torpes. Macri rompió el silencio en el momento menos indicado. Si bien sus declaraciones hicieron mucho ruido y lo reubicaron en el centro de la discusión política, era el momento de estar callado y dejar que Fernández y su gobierno hablen de los malos indicadores de la gestión. Ahora, desde hace días, tiene la excusa de Macri para justificarse o hablar de otra cosa. Fernández también comete un error: resucita a Macri. Puede ser un error fatal como el que cometió Macri de resucitar a Cristina. Es obvio que Fernández necesita hablar de Macri porque ya no puede hablar de su gestión. Pero es un gran peligro en términos políticos y electorales”, remarco.

Como consideración adicional, Teruel dijo tener la sensación de que la oposición le marca la agenda al oficialismo: “la oposición se mueve y el gobierno reacciona o intenta reaccionar. La desesperación por hacer un acto masivo (virtual o callejero) por el 17 de octubre confirma eso: el peronismo no quiere celebrar el Día de la Lealtad sino mostrar que es mayoría y que tiene el poder popular”, sentenció.

Antes del cierre, Teruel repitió lo de la semana pasada: que Alberto Fernández está en su peor momento. “Toma decisiones y nadie las acata: dijo que iba a restringir la circulación en 18 aglomerados urbanos para evitar la circulación del Covid-19 y ningún gobernador le hizo caso y siguieron las aperturas de actividades.  A todo esto, con números de escándalo sanitario, sigo sin encontrar en el debate público y en la toma de decisiones al ministro de Salud, Ginés González García. Peor aún, sin que nadie le pregunte, dijo que no devaluará, cuando en los 10 meses de su gobierno hay una devaluación importante, más allá de los eufemismos de los economistas. ´Si alguien está especulando con la devaluación, especula de gusto´ dijo textual el presidente. Habría que recordarle las líneas (Paradojas, El libro de los abrazos) de Eduardo Galeano: “Te noto nerviosa”, dice el histérico. “Te odio”, dice la enamorada. “No habrá devaluación”, dice, en vísperas de la devaluación, el ministro de Economía”, finalizó.