Una mujer sin hogar decidió asentarse en un terreno fiscal que sería de un efectivo policial. Luego vino el desalojo que terminó con un muerto tras la brutalidad de las fuerzas.

Este fin de semana se supo que un hombre murió en la parte de Floresta Norte Alta en manos de la Policía. El hecho conmocionó a la vecindad de la periferia de la Ciudad que hoy exige justicia por la muerte de un inocente a instancias de un desalojo en terrenos fiscales que pertenecen al Estado provincial.

Municipalidad de Salta

Una vecina relató que el sábado a las 11 de la mañana se acercó una mujer con sus niños en busca de un lugar en donde vivir. La chica decidió asentarse en un terreno que pertenecería al policía Pablo Rivero. Esto habría despertado el malestar en la familia policial que, sin mediar palabras, recurrió al lugar para desalojar a la familia.

La mujer contó a FM Noticias 88.1 que entre tres miembros de la división Infantería sujetaron a David, un hombre que se acercó a ayudar a la mujer que iba a ser desalojada. Los efectivos le aplicaron una llave en el cuello que tras unos 8 minutos de estrangulamiento terminó con su vida.

“Les pedíamos que por favor lo suelten y ellos no lo quisieron soltar. Cuando vieron que David empezó a tirar saliva por la boca ahí lo soltaron recién”, comentó Marisol, una vecina. “Lo tiraron como una bolsa de papa”, dijo conmocionada la mujer luego de contar que los policías se reían cuando ellas les pedían ayuda.

En ese sentido, la mujer echó por tierra la versión oficial respecto a una descompensación: “David no cayó así por caer”, aclaró. Es decir, fue por la brutalidad policial.