De vigilante a narco | Imputaron a suboficial salteño que transportaba uniformado casi 150 kilos de cocaína

La cocaína que transportaba el suboficial Maidana (Foto: Prensa Gendarmería Nacional)

El narcopolicía viajaba uniformado y llevaba la droga en unas cajas que intentó descartar cuando se cruzó con un control de gendarmería.

Según trascendió en las pasadas horas, el suboficial de la Policía de Salta, Héctor Eduardo Maidana, fue imputado por narcotráfico luego de ser detenido el miércoles pasado en una ruta provincial a 5 km de la localidad fronteriza Salvador Mazza.

Maidana transportaba 147 kilos de cocaína en camioneta Renault Oroch de su propiedad. Viajaba uniformado y desde un principio se identificó como policía. Lo detuvieron en un control de Gendarmería y ahí señaló que solo llevaba cajas. Cuando le indicaron que se estacionara en la banquina, se dio a la fuga.

El narco suboficial emprendió la huida en dirección al camino que lleva hacia el dique Itiyuro. Ahí lo hallaron, tres kilómetros más adelante mientras intentaba lanzar al agua unas cajas, donde llevaba la droga. 140 paquetes en total, todos con la marca de la manzana.

Hallaron además 3 teléfonos celulares y una suma de 612 mil pesos, a lo cual se sumó el arma reglamentaria y la chaqueta, con todas las insignias pertenecientes al uniforme de servicio. Tres horas antes de ser detenido, Maidana había prestado servicio en el destacamento de Alto Verde.

Luego fueron allanadas 3 viviendas: una en Salvador Mazza donde el policía alquilaba, y las otras dos (denunciadas como propias) en Embarcación. Se incautó documentación y otros once teléfonos celulares.

La fiscalía enumeró las pruebas reunidas contra el suboficial, entre ellas los informes del personal interviniente, tanto en el puesto de control como en los allanamientos realizados, como también las evidencias incautadas.

La jueza federal de Garantías de Tartagal, Ivana Hernández, imputó a Héctor Eduardo Maidana; suboficial de la Policía de Salta; por el delito de transporte de estupefacientes agravado por haber sido cometido por un funcionario público encargado de la prevención, en este caso, del narcotráfico. El efectivo policial permanecerá bajo prisión preventiva y se abstuvo de prestar declaración.