Cargnello, solitario y final | Sin apoyo político, la Iglesia suspendió la procesión del martes

Mario Cargnello.

Las imágenes no saldrán a la calle.

Por una vez, la Iglesia Católica salteña no logró salirse con la suya. Quizás sea el impacto más grande que haya provocado la pandemia. Ayer, el arzobispo Mario Cargnello dijo que la procesión VIP alrededor de la plaza, sólo para autoridades eclesiásticas y políticas, no se realizará.

Cargnello se había quedado solo. El desplante de la intendenta Bettina Romero y del gobernador Gustavo Sáenz fue determinante. El apoyo del presidente de la Cámara de Diputados, Esteban Amat, quien había confirmado su presencia, no logró pesar. Ayer el vicegobernador Antonio Marocco también desestimó la posibilidad de participar. Sin las figuras políticas principales y sin la posibilidad de contar con los vecinos, la Iglesia salteña no aguantó la postura.

El Tribuno informó este viernes que desde el Gobierno explicaron que se evalúa sacar las imágenes hasta el atrio del templo para que la Iglesia pueda cumplir de esa manera con lo que los católicos denominan como una renovación del «pacto de fidelidad».

«Ante la decisión prudente de parte del Gobierno, de invitarnos a quedarnos en nuestras casas y la invitación a que cerráramos nuestro templo, hemos hecho caso», dijo Cargnello ayer durante una de las misas de la Novena.

«¿Significa esto traicionar el Milagro?», dijo el arzobispo. Agregó que las imágenes permanecerán «entronizadas» hasta el 6 de diciembre.

Te puede interesar: 

http://www.cuarto.com.ar/cuarto/cargnello-pierde-apoyo-marocco-dijo-que-el-gobierno-nunca-autorizo-la-procesion/