Aborto legal | Figuras vinculadas a Salta resaltaron para bien y para mal en el debate del senado que culminó ayer

Abel Albino y Milagro Peñalba fueron los expositores que por motivos distintos más impacto generaron en el debate de plenario de comisiones. Cristina Fiore se destacó por su asistencia perfecta e impugnar la presentación del ministro de Salud.

Tras un mes de debate, finalizó ayer el plenario de comisiones en el que expusieron 140 personalidades en favor y en contra del proyecto que busca legalizar el aborto. El final tuvo un sabor amargo para quienes impulsan el proyecto porque no hubo dictamen y el proyecto se debatirá tal cual llegó desde la Cámara de Diputados, lo que supone una ventaja para quienes se oponen a la legalización.

No obstante ello, distintos medios balancearon ese mes de discusiones que se celebraron los martes y miércoles de cada semana desde el 10 de julio pasado y en el que expusieron más hombres que mujeres con preponderancia de médicos, abogados constitucionalistas y activistas de género.

Entre los senadores que no participaron estuvieron Cristina Kirchner, Gerardo Montenegro (Santiago del Estero), Julio Catalán Magni (Tierra del Fuego) y María Eugenia Catalfamo (San Luis). También hubo senadores que participaron del debate solo por un día como Juan Pereyra (Neuquén) y Daniel Lovera (La Pampa).

Los que tuvieron asistencia perfecta fueron Pedro Braillard Poccard (Corrientes), Inés Brizuela y Doria (La Rioja), Cristina Fiore Viñuales (Salta) y María Inés Pilatti Vergara (Chaco) que están en contra del proyecto de legalización. La salteña Cristina Fiore también se destacó por haber formado parte del grupo de legisladores «pro vida» que intentaron impugnar la presentación del ministro de Salud, Adolfo Rubistein que está a favor de la iniciativa.

El diario La Nación indica que aun cuando los senadores que organizaron el debate buscaban que el mismo se mantuviera en términos moderados, en el transcurso se filtraron varias polémicas. Las de mayor impacto en los medios de comunicación involucro a dos personas vinculadas fuertemente a Salta.

Uno de ellos fue Abel Albino, el pediatra que asesora el gobierno local en materia de desnutrición infantil y que la semana pasada aseguró que «los preservativos no sirven para proteger del SIDA». Lo estrafalario obligo al gobernador salteño – mantiene vínculos contractuales con la fundación del pediatra mendocino – a calificar de “barbaridad” las ideas del gurú de su gobierno en materia de desnutrición infantil.

Por otro lado, la adolescente salteña Milagros Peñalba fue quien adquirió gran notoriedad cuando horas después de la exposición de Abel Albino, relató la situación de la educación sexual en los colegios de Salta, la evidente doble moral que se manifiesta en la provincia y los problemas que padecieron en sus escuelas los estudiantes secundarios salteños que apoyaron el proyecto.