“Tu memoria no se olvida” | El poema que Michel Bouvier dedicó a su hija asesinada en Salta hace 10 años

Bouvier urante la lectura del poema dedicado a la memoria de su hija.

Fue en la presentación del trabajo universitario inconcluso de Cassandre. El acto se realizó en París y del mismo participaron representantes políticos franceses y argentinos. Las polémicas y las dudas se mantienen.

Lo anticipamos ayer. El padre de Cassandre Bouvier presentaría en la capital francesa la tesis que su hija preparaba hace diez años y que se vio interrumpida por lo ocurrido en la Quebrada de San Lorenzo, al igual que todo lo demás en su vida. Lo mismo ocurrió con Houria Moumni. Ambas fueron asesinadas allí. Desde entonces, Jean-Michel Bouvier nunca paró de exigir justicia. Incluso después de un juicio que dejó dudas.

Según se informó oportunamente, el acto de ayer concluyó con una mesa redonda titulada «Feminicides: savoirs latino-américains en traduction» y un posterior homenaje feminista. Había sido invitado el Embajador de la República Argentina en Francia, Leonardo Costantino. El acto fue organizado por el IHEAL (Institut des hautes études de l’Amerique latine) y por el CREDA (Centre de recherche et documentation sur les Amériques), bajo el auspicio de la Universidad Sorbonne Nouvelle de París.

Allí Michel Bouvier tuvo duras palabras para la Justicia argentina y salteña, aunque previamente le dedicó a su hija un poema que acá reproducimos íntegramente.

Tu memoria no se olvida

La memoria de Cassandre arde
Allí, por todos lados
Día tras día pensamos en ti
Tu memoria no se olvida
Yo no te olvido
Pero este doble dolor que te golpea es indescriptible

Después del feminicidio, impunidad
¿Cómo callar, cómo esconderse detrás de la ignominia de un discurso complaciente?
¿Cómo aceptarlo?

10 años de espera, 10 años de ahogo
Sin que ni siquiera se hayan pronunciado las palabras legítimas para decir lo que te pasó
Sin que ni siquiera la exigencia de verdad y justicia haya sido formulada, exigida, reivindicada.
Sin que ni siquiera el sistema que nos encierra haya sido superado o al menos señalado con el dedo.

En el silencio de la vergüenza, tu nombre se ilumina
Tal como una llama en esta marea sin fondo que se eleva en el horizonte
La ira nada tiene que hacer con esta mentira humana, retumba
El amor se inflama de todos los sueños que tienes para ofrecer, crece

Que se haga justicia por ti, Cassandre
Y para todas las demás
Que tu recuerdo se asocie con la luz