Junto a un cómplice civil, el polichorro asaltó a punta de pistola un local comercial. El botín estaba valuado en más de 150 mil pesos. 

Un nuevo caso donde el imputado es miembro de la Policía de Salta. Aunque está vez no fue por vejaciones, sino por robo.

Municipalidad de Salta

En los pasados días el fiscal penal de la Unidad Fiscal contra Robos y Hurtos, Pablo Rivero, imputó a Marcos Antonio Fernández (34) y a Zacarías David Quipildor (29) por el delito de robo calificado por el uso de arma de fuego. Este último es agente de la policía salteña.

El 14 de octubre Quipildor y Fernández, asaltaron un local de Metal Salta. De manera violenta y con el uso de armas de fuego redujeron al dependiente.

Se llevaron un monitor, la billetera de la víctima; además de $70.000 de la caja fuerte y $5.000 de la caja registradora. También robaron cobre valuado en $50.000 y dos teléfonos celulares.

Según declaró el empleado de la empresa, uno de los imputados le apuntó en la sien y tras decirle: “quedate quieto sino te voy a meter un plomazo, metete adentro”, lo llevó hacia la oficina y lo arrojó al piso. El segundo lo ató a la altura de los tobillos. El polichorro y su cómplice huyeron en un auto sin patente.

La caída

El 19 de octubre, el encargado de la sucursal Metalnor informó sobre dos personas que fueron a vender cobre. Una de las bolsas era similar a la sustraída en Metal Salta. Ambos fueron detenidos en el lugar. Luego se les secuestró dinero, varios celulares, un estuche con 14 juegos de llaves combinadas (comprado con una de las tarjetas robadas), prendas de vestir con manchas de aceite, herramientas, jabalina tipo barreta de metal de 1,5 metros de largo, una barreta de hierro de 1 metro de largo, sogas, bolsas con bobinados de cobre, atados de alambre de cobre. También armas, una pistola Bersa Tunder calibre 9×19, dos tipo aire comprimido y el automóvil utilizado para los robos (según el análisis de las cámaras).