El caso tiene a dos policías imputados. La fiscal de DDHH pidió la elevación a juicio de la causa.

Todo sucedió en la víspera del día del trabajador el año 2018, en El Bordo. En la puerta del festival en conmemoración a tal fecha se hallaban los policías Pedro Daniel Alberto Jaramillo (52) y Diego Fernando Valeriano (40); quienes no dejaron ingresar a quien luego sería el denunciante.

Municipalidad de Salta

Ante la consulta por las razones por las que no lo dejaban entrar al festival, sólo recibió golpes. El testimonio indica que Valeriano “lo tomó del cuello y lo arrojó a un costado”. Ahí le dieron, entre ambos uniformados, “golpes de puño y puntapiés en todo el cuerpo”.

El agredido por los uniformados terminó magullado. El reporte médico indica “politraumatismos, hematoma en brazo derecho, hematoma en cuello, excoriación en región supraclavicular y edema de muslo izquierdo”.

Por el hecho Valeriano y Jaramillo, ambos con revista en la Subcomisaría de El Bordo, resultaron imputados por el delito de vejaciones calificadas por el uso de la violencia, en calidad de autores. En las pasadas horas se supo que la fiscal de Derecho Humanos, Verónica Simesen de Bielke, requirió ante el Juzgado de Garantías 7, la elevación a juicio de la causa.

Con este par de policías, en lo que va del año, suman casi una veintena de efectivos policiales imputados cuyas causas serán elevadas a juicio. Todos tienen algo en común: sobrepasaron los límites permitidos, cometieron actos más cercanos a la tortura que a un procedimiento legal y además lo hicieron hace menos de 5 años.