En la Casa Rosada sobrevuela la idea de que el economista y el gobernador salteño desistan de participar en octubre. Desde el entorno de Lavagna, mientras tanto, surgen sectores que piensan exactamente lo contrario.

Así lo manifestó anoche el periodista del diario LA NACIÓN, Carlos Pagni, en el editorial del programa Odisea Argentina que se emite todos los lunes por la señal de Todo Noticias. El Presidente llamó ayer al exministro [por Roberto Lavagna]  y hablaron de encontrarse. En el entorno del Gobierno existe la fantasía de que Lavagna desista de competir para octubre de tal manera que los votos de él vayan automáticamente a Macri”, enfatizo el calvo periodista quien recordó que todavía no está demostrado “que esos votos pudieran ir para Juntos por el Cambio”.

Es más, en el lavagnismo consideran que los resultados del domingo son irremontables de cara a octubre y que en ese marco podrán recuperar «votantes de clase media enojados con Macri» y que «se dieron cuenta que la diferencia con los Fernández es irremontable». En definitiva, tanto Macri como Urtubey creen que la polarización se rompió el domingo y ya no existirá en octubre. De allí que Carlos Pagni reveló que en el entorno de Lavagna y el propio exministro creen que los resultados del domingo le dan una “gran oportunidad para seguir compitiendo”, constituir una fuerza más voluminosa y contar con más legisladores.

Pero eso no es todo. Según el periodista, desde Consenso Federal surgen sectores que consideran que quien debe bajarse de las elecciones de octubre es el propio Macri. “Luis Barrionuevo, por ejemplo, que es una figura central en el entorno de Lavagna, y posiblemente sea quien más lo ha sostenido en todo este tiempo materialmente, cree que las cosas deben ser al revés: que el que se debe bajar es Macri y que todo el oficialismo tiene que posicionarse detrás de Lavagna porque es quien tiene mayor posibilidad de ganarle al kirchnerismo. Esto quiere decir que, también en la interlocución del Gobierno y quien salió tercero, empieza a haber un enorme malentendido”, remarcó Carlos Pagni.