La acción fue adelantada por el ministro de Gobierno, Marcelo López Arias, quien duda que la Casa Rosada cumpla con sus obligaciones. Sus subordinados le advirtieron que están parados al lado de una bomba.

Así lo declaró López Arias anoche en el programa “El Acople”, con respecto a la compleja situación que genera a la provincia la deuda que Nación mantiene por la manutención de presos por microtráfico de drogas.

Municipalidad de Salta

El funcionario recordó que ante la falta de territorialidad de las fuerzas federales la policía salteña se hizo cargo de combatir el microtrafico de drogas, a cambio de lo cual el gobierno nacional se comprometía a solventar el mantenimiento de esos presos. Resaltó que lo bueno de este acuerdo es que se le brindo mayor seguridad al vecino, pero lamentablemente las cárceles están saturadas y Nación no envió un peso de los que se había comprometido inicialmente.

Ni ese dinero ni el que debía destinarse a la ampliación de la Alcaidía de Capital llegó a la administración salteña. Sobre la situación de esta última, enfatizó que la misma tiene capacidad para 300 personas, aunque hoy se encuentran alojados 740 reos privados de su libertad razón por la cual – relató – cada vez que visita el lugar desde el Servicio Penitenciario le dicen, “estamos parados al lado de una bomba, en cualquier momento revienta y no lo vamos a poder controlar”.

Ante esta situación el ministro salteño adelantó que lo que queda es recurrir a la Justicia al haberse agotado todas las vías que tenían a mano para exigir el saldo de la deuda.