El secretario de Niñez y Familia confirmó que la provincia está desbordada y no puede atender todos los casos de menores vulnerables

El secretario Fernández, esta mañana, durante un desayuno con periodistas. Foto: Twitter Ministerio de Primera Infancia

Rodrigo Fernández dijo esta mañana que no hay una ausencia del Estado sino que “hay que marcar prioridades”. La falta de recursos y de personal es señalado desde hace cuatro años.

El secretario de Niñez y Familia, Rodrigo Fernández, reconoció que el Estado provincial está desbordado y no da abasto para atender todos los casos que se le presentan.

La declaración fue realizada esta mañana en un desayuno con periodistas, pero no es un dato nuevo. De hecho, es lo que vienen asegurando los trabajadores y trabajadoras de Niñez y Familia desde 2014 en distintos informes internos que fueron elevados a las autoridades de turno. Informes que nunca fueron tenidos en cuenta. Hoy, algunas de las trabajadoras están condenadas por la muerte de Thiago Quipildor y no pueden ejercer sus profesiones a pesar de que habían advertido la falta de recursos y de personal que no permitían realizar un buen trabajo.

Hoy Fernández aseguró que el programa Fortalecimiento Familiar, que depende de la Secretaría, “no da abasto, tenemos que marcar prioridades”.

“Somos el órgano de protección de niñez ante cualquier situación de alerta. No hay una ausencia de parte del Estado, la situación nos supera, no da abasto ni la Secretaria, ni el Poder Judicial. En 2015 recibimos mas de tres mil pedidos de intervenciones”, dijo el funcionario, según difundió FM Capital.

En 2015, Niñez y Familia todavía dependía de la Secretaría de Igualdad de Oportunidades del Ministerio de Derechos Humanos, y contaba con cuatro profesionales para atender a 160 chicos distribuidos en distintos lugares de la provincia. Un promedio de 40 personas por profesional. De 2314 causas presentadas en el programa Fortalecimiento Familiar y Comunitario, 1504 habían sido respondidas por los 8 profesionales encargados. 810 habían quedado en la nada. Cada trabajador había atendido un promedio de 188 casos durante el segundo semestre de 2014.

En ese entonces, Fortalecimiento Familiar no contaba con vehículo propio para poder cubrir todos los casos del territorio provincial. Entre el 27 de febrero y el 2 de junio de 2015 hubo 52 casos sin abordar por falta de movilidad.

Los números muestran que la provincia no da abasto porque no se destinan demasiados recursos para lograrlo. Hoy el secretario usó ese faltante como excusa. A las trabajadoras condenadas por el caso Thiago no les permitieron utilizar los mismos argumentos.