El presidente manos de tijera | Gobernadores molestos porque Macri pide que no agreguen obras al presupuesto

Es una práctica habitual en el Congreso y el presidente les advierte que si lo hacen podría alterarse el acuerdo entre el país y el FMI. Los mandatarios están molestos porque no vieron ni un papel.

La práctica habitual consiste en sumar votos de la oposición adosando obras en las planillas anexas que remite el ejecutivo, lógica que rara vez se cumplen pero les sirven a los gobernadores para hacer reclamos cuando llegue la oportunidad. Mauricio Macri sabe mucho de esto desde sus tiempos de Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y por eso en la reunión pautada con los mandatarios el próximo martes les solicitará que no incorporen obras públicas al proyecto de presupuesto que enviará al Congreso el viernes 14, porque teme acumular gastos y dar una pésima señal en la negociación con el FMI.

“Esta vez, Macri necesita que los números sean precisos y lo ayuden a cumplir la meta de déficit cero que planteó para renegociar con el FMI y respetar el plan financiero de 2019. El presidente quiere mostrar un presupuesto preciso y acordado con la oposición. Hay mucha sensibilidad por la imagen de gobernabilidad que llega a Washington”, precisa el portal La Política Online.

En ese maco, está más que claro que la obra pública será la gran castigada del presupuesto, porque al ajuste se suma al freno a los programas de participación pública privada (PPP) por las complicaciones financieras y los avatares legales de las empresas complicadas por el escándalo de los cuadernos. Los otros recortes serán los programas provinciales y los subsidios al transporte público, que deberán afrontar los gobernadores, quienes esperarán a ver la letra chica del presupuesto para negociar.

El mismo medio aseguró que la mayoría de los mandatarios provinciales no están dispuestos a dejarse apurar por Rogelio Frigerio, quién el lunes les exigió a los jefes parlamentarios acelerar la ley y si es posible sancionarla en octubre. «Hasta ahora no vimos un papel y cuando los veamos los vamos a estudiar en detalle. El presupuesto todavía no existe», aclararon a LPO voceros de un gobernador que participó en las negociaciones. En Cambiemos hay sensibilidad extrema por la actitud pública de la oposición.