Lo dijo la doctora y diputada por San Martín, Gladys Paredes. Alertó sobre la profundidad del brote, instó al gobierno provincial a no desconocer la realidad y explicó el por qué de los subregistros de casos.

Entre el dengue y el coronavirus se encuentran hoy los departamentos del norte provincial y particularmente San Martín que tiene poblaciones como Salvador Mazza algunos de cuyos barrios están separados sólo por 300 metros de Yacuiba (Bolivia) en donde las autoridades anunciaron que hay circulación comunitaria del COVID 19.

“Además de la cercanía es una región en donde los accidentes geográficos no separan un lugar del otro, sin contar que hay pasos que la población transita sin inconvenientes”, destacó al programa Cuarto Oscuro que se emite por FM La Cuerda (104,5), al tiempo que también alerto sobre la grave situación que se atraviesa por la epidemia del dengue.

Consultada sobre las cifras difundidas por medios nacionales que dan cuenta de 1693 casos confirmados en toda la provincia según datos del ministerio de Salud nacional, Paredes dijo: “Ahí falta agregar la palabra ´laboratorio´ porque esos son casos confirmados por laboratorio, pero eso no representa el total. Hay otras variables que se tienen en cuenta. Si una persona presenta síntomas y vive con personas cuyos casos ya están confirmados ya no hace falta confirmarlo por laboratorio. Que el gobierno provincial no quiere aceptar esa realidad es grave. Hice un relevamiento en el barrio de Tartagal en el que vivo y los resultados son de cinco casos cada 30 metros de una cuadra, contando ambas veredas” resalto la profesional de la salud.

Puesta a opinar sobre porque las imágenes del brote del 2016 eran muchas más dramáticas que la que ahora se pueden ver en los medios, la médica y diputada lo atribuyo al facto coronavirus: “no sólo la otra pandemia acaparo las noticias, también ocurre que aquellos que presentan síntomas de dengue evitan ir al hospital para evitar ponerse en riesgo con el COVID 19”, sentenció.