Imagen ilustrativa

El intendente de esa localidad anunció que debido a los altos costos, este año no podrá ser realizada esta fiesta que se ha convertido en emblema de los rosarinos.

A fines del mes de marzo, el intendente de El Carril, Efraín Orosco, anunciaba que este año no habría Carrileñazo. Ello debido a la difícil situación económica que enfrentan los municipios salteños como es el caso del carrileño.

Entonces Orosco manifestó que el festival folclórico alcanzaba un costo de entre 2 millones y 3 millones de pesos. Monto definitivamente inalcanzable para esta gestión. Por ello se consideró que lo más prudente era postergar el festival, previsto para el 11 y 12 de mayo, para el año que viene.

Algo similar sucedió en los pasados días en el municipio a cargo de Ignacio Jarsún. Hablamos de Rosario de la Frontera, que este año no contará con el Festival de la Patria, como solía suceder en los años precedentes.

Jarsún comentó a la prensa que el festival en cuestión podría llegar a costar cerca de 1 millón de pesos, “erogación que en estos momentos no estamos en condiciones de hacer”.

En tiempos de crisis, para colmo, lo que menos se puede hacer, es celebrar.