miércoles 28 de febrero de 2024
23.3 C
Salta

Un consultor cordobés y dos salteños opinan sobre el rol de las encuestas en los actuales procesos electorales

Merma la sensación de que las encuestas erraron los pronósticos de las elecciones de EEUU, pero muchos remarcan los yerros. Tres consultores opinan al respecto: Gustavo Córdoba, Benjamín Gebhard y Martín Sánchez.

La democracia de EEUU es presentada como la más pujante del mundo, pero la realidad es que los norteamericanos se fueron a dormir dos noches sin saber todavía quién es el presidente. El sistema electoral yanqui, entonces, es uno de los más golpeados de esta experiencia. Otra abofeteada son las encuestadoras. Sin los niveles de yerros del 2016 cuando ninguna vio venir el triunfo de Donald Trump, en estas predijeron un triunfo de Joe Biden menos complicado del que finalmente está ocurriendo. CUARTO y el programa radial Cuarto Oscuro (FM La Cuerda 104.5) consultó entre el miércoles y el jueves a destacados consultores sobre el rol de las encuestas en los actuales procesos electorales. Estas fueron sus respuestas.

Benjamín Gebhard, Director de la Consultora We

Municipalidad de Salta

“Hay predisposición del ambiente periodístico, político y parte de la sociedad en cuestionar a las encuestas. Me incluyo en el rubro así que algo habremos hecho para que eso pase. Sí creo que el martes a la noche había una sensación muy fuerte de que nuevamente los sondeos habían fallado, aunque con los números que vemos hoy [jueves] las encuestadoras no fallaron tanto porque Biden va a terminar siendo el ganador.

De todos modos, me parecen válidos los cuestionamientos sobre una herramienta que sigue siendo fundamental e irremplazable, aun con los errores que pudieran haber. No es que no se ha evolucionado, que no se hayan cambiado las técnicas de investigación o las definiciones de ‘muestras’ o las formas de leer los datos. Este rubro ha empezado a dejar de lado las ‘telefónicas’ reconociendo su sesgo, ha empezado a hacer sus plataformas web a través de internet. Pero también hay un esfuerzo relacionado con dejar de pedirle a las encuestas que hagan algo que no hacen: predecir el futuro. Las encuestas sirven para leer la realidad, describir una sociedad. Luego la predicción de eso es muy complicado porque una cosa es que hagamos una encuesta para saber cuál es el gusto de helado preponderante en Salta cuando no hay motivos para que la gente cambie en 10 o 15 días su opinión y probablemente no haya ni indecisos; mientras en una elección la sociedad está siendo objeto de intentos de influencia y manipulación. Hay montón de estímulos que intentan que se definan por uno o por otro. Se trata entonces de definir su utilidad y naturaleza: sirven para conocer las tendencias, las características, las predisposiciones, los targets electorales, las motivaciones o las intenciones de la sociedad. Eso permite describir un escenario sobre el que trabajar”, sentenció.

Martín Sánchez, Director de la Encuestadora DOXA

“Existen diversos factores que explican este fenómeno [el cuestionamiento a las encuestas]. Voy a mencionar los que considero más determinantes: En primer lugar, las sociedades son cada vez más complejas y se observan cambios de tendencias más veloces. O sea, porciones de la sociedad cada vez más cambiantes y difíciles de predecir. Por otro lado, existe un voto oculto, gente que no manifiesta sus preferencias por vergüenza, miedo, desconfianza. Y eso resulta complejo de detectar. También existe, cada vez en mayor proporción, gente que decide su voto a último momento”.

“Y desde luego existen problemas metodológicos, desde la selección de la muestra hasta los métodos utilizados para recolectar datos. Las encuestas on line o telefónicas aún presentan dificultades para obtener una muestra representativa y estimar el margen de error es muy difícil. Por otro lado, hacer una encuesta presencial generalmente es muy costoso y requiere tiempos y recursos que hoy no se disponen las campañas electorales”.

“Por último, está el rol que han jugado muchas firmas en las últimas décadas. En vez de acertar resultados se han dedicado a tratar de condicionarlos. Hoy existen consultoras que solo se dedican a posicionar candidatos o influir en procesos electorales”, concluyó.

Gustavo Córdoba, Director de la consultora Zuban, Córdoba & Asociados

“Pienso que por tantas veces que uno escucha lo mismo, se puede decir que las encuestas ya no sirven para hacer diagnósticos de tipo electoral. Sirven para explicar emocionalmente una coyuntura o alguna tendencia que se da en el contexto electoral, pero me parece que con el impacto de las nuevas tecnologías, los discursos de odio, o las intolerancias es muy difícil de registrar acabadamente el voto. Evidentemente tenemos que dejar de utilizarlas como una herramienta para pronóstico y sí como una herramienta de diagnóstico y eventualmente para entender un poco cómo millones de personas van a emitir su voto. Un segundo aspecto es el siguiente: todo el mundo presuponía que, con los errores de hace cuatro años atrás, la industria de las encuestas iba a producir una mejora cuantitativa y cualitativa. Evidentemente el problema no fue de las encuestas; el problema fue creer que lo de Trump era una anomalía y que entonces había un error de registro. Trump no es un error: es una cuestión completamente verídica y que ha modificado el panorama de la política mundial y hay un antes y después de su presidencia”.

Otras noticias