domingo 25 de febrero de 2024
23.1 C
Salta

“Tengo grandes diferencias con este gobierno” | Urtubey critica al gobierno de Alberto Fernández

En una larga entrevista a un medio nacional, el ex gobernador aseguró que le interesa armar un nuevo proyecto político. Dijo que el Frente de Todos y Cambiemos son parte del problema y no de la solución.

La larga entrevista fue realizada por el portal Infobae. Allí describieron al ex gobernador salteño como un hombre relajado. Explicó el silencio que mantuvo durante un año como una forma de analizar lo ocurrido durante el año 2019 y relató que trabaja en la actividad académica, haciendo un máster en administración de negocios y dando clases en distintos posgrados.

“Estoy trabajando en un proyecto que vincula la academia y las universidades con empresas y sindicatos. Es una incubadora de talentos. Es ver cómo juntamos ciencia y técnica con producción y trabajo. Cómo logramos que las universidades puedan tener becas para poder tener mayor acceso a oportunidades”, declaró.

Municipalidad de Salta

Con respecto al plano específico de la política, Urtubey dijo que no está ejerciendo. “La discusión política se profundizó en una dirección en la que no me siento cómodo y creo que no soy útil. La lógica de confrontación, como validación política, es algo que nos hace mal. Si sos el único que pensás eso, tenés que respetar que la gente decidió ir por otro lado. Naturalmente acepté eso. También dijo que su “prescindencia” busca dar lugar a la emergencia de nuevos liderazgos.

-¿Revindica el camino que siguió en 2019 y la opción de juntarse con Roberto Lavagna?

– Quería sostener la posición política de tratar de construir desde un lugar distinto. Asumo que también la fuerza de atracción de la pelea y la confrontación te llevan puesto y hasta terminás siendo parte. O eso te expulsa o eso te hace parte de esa misma lógica de construcción. Me pareció que renunciando a mi aspiración, acompañando a otro, era más funcional a mis convicciones que a mi ambición personal. Y lo volvería a hacer.

– El año pasado lo buscaron desde Juntos por el Cambio para ser el vicepresidente de Macri. También lo buscaron del Frente de Todos. Finalmente, decidió ir con Lavagna. ¿Por qué no cerró con algunos de los dos espacios más grandes del país?

– Porque en mi concepción el problema de la Argentina es que la lógica de construcción política se valida en la confrontación permanente. Yo no quiero contribuir a algo que sé que nos está haciendo daño. Porque la única lógica sería para tener un cargo.

– Un año después de la elección, Juntos por el Cambio quiere abrirse al peronismo y ampliar su plataforma política. Lo quieren sumar. ¿Es posible?

– No. No es posible. Yo no estoy dispuesto a eso. No lo hice en su momento ni lo voy a hacer ahora. Porque contribuiría a algo que no nos hace bien. Acá no hay buenos y malos. El problema es la lógica de confrontación. A los argentinos nos está haciendo muy mal. Ellos siguen en esa lógica de atraer toda la atención desde la pelea. Es atractivo en términos del análisis, pero a la hora de los resultados, me pregunto: ¿qué otra cosa hay aparte de eso? Nada. Es solo pelea. Yo en eso no estoy.

– Es decir, que lo del fondo no se ve y solo nos quedamos con la grieta. ¿A eso se refiere?

– Exactamente. Yo estoy ocupado para ver cómo hacemos para juntar ciencia y técnica o para que la economía del conocimiento pueda tener aplicación. Toda la vida milité en el peronismo y considero que ha sido la fuerza política que nos ha permitido tener un piso de seguridad social. En pandemia nos permitió tener un sistema sanitario con hospitales en todos lados. Yo empecé la pandemia viviendo en España y se siente cuando no tenés el sistema que tenemos nosotros acá. Necesitamos gobiernos que piensen en eso. Partidos políticos que trabajen en esas cosas. Hay tanto tiempo malgastado en destruir que no te queda tiempo para construir.

– Sergio Massa intentó construir la vía del medio en 2015, Florencio Randazzo en 2017 y usted con Lavagna en 2019. Ninguna funcionó.

– Sí. Es mucho más atractiva la confrontación en términos electorales. Hay una crisis muy fuerte de nuestro sistema de representación. Cambió el modelo económico, la generación de bienes y servicios en el mundo. En la Argentina va a pasar lo mismo y acá eso se va a ver agravado porque la validación de la política está en esa gran confrontación. Eso va a ceder cuando los argentinos tomemos conciencia de que eso no nos sirve. Solo les sirve a los protagonistas. Es cierto que a los últimos que intentamos la vía del medio no nos fue bien. En algún momento eso pasará.

– ¿El problema es la oferta electoral o que la gente no quiere elegir ese espacio del medio y prefiere quedarse con las ofertas de la polarización?

– Están las dos cosas. Evidentemente no hicimos las cosas muy bien porque no tuvimos buenos resultados. Hay que asumirlo y yo lo asumo. Pero también es cierto que no hemos logrado activar esa demanda. Esa oferta y demanda tiene un doble juego. Tiene que estar la demanda, pero también tenés que activar desde la oferta a la demanda. No lo hicimos bien claramente.

– Tuvo idas y vueltas con el kirchnerismo a lo largo de los años. Si el peronismo que gobierna quisiera sumarlo para dar una muestra de apertura, ¿lo acepta?

– Yo soy peronista convencido. Porque creo que ahí está en alguna medida no solo el piso de protección social, sino también la posibilidad de construir un futuro inclusivo. Pero tengo grandes diferencias con este gobierno. No acepté incorporarme en su momento y sigo pensando lo mismo. No es el camino. Más allá de las personas. Me aleja la lógica de funcionamiento. Yo no estoy de acuerdo con eso.

– ¿Lo ve dialoguista a este gobierno?

-No. Más allá del formato, del lugar común del discurso grandilocuente, les ha sido funcional tanto a ellos como al anterior gobierno esta lógica. Siguen trabajando con la misma lógica. Cambiaron roles. Hoy uno es oficialismo y el otro es oposición.

– Estamos en el medio de una pandemia. La situación los lleva a dialogar. Alberto Fernández lo intentó en un principio.

– Sí. Está bueno como iniciativa. Pero no es sobre la cuestión específica sobre a qué hora se abre un negocio. O qué comercio abre. Esas son cuestiones que la cotidianidad exige hacer. Eso no es participación. El diálogo político es sentarse y compartir decisiones con aquellos que piensan distinto a vos. Quiero ser justo. No es problema del actual gobierno, es un problema de patrimonio de los argentinos y, sobre todo, de los que tienen responsabilidad política.

– La última semana Cristina Kirchner sacó una carta en la que habló del problema de la economía bimonetaria de la Argentina y se refirió a la necesidad de un consenso político. La oposición dijo que no le cree. ¿Usted le cree?

– Está bueno plantearlo pero hay que acompañarlo con la realidad. La expresión de deseo es positiva. ¿Cómo vamos a decir que está mal? Está buenísimo que se quiera hablar. Pero hablar no es traer gente para que me escuche. En la Argentina necesitamos más acción y menos anuncios. Y cuando una sociedad anuncia la necesidad de diálogo, estamos en problemas. Si vamos a anunciar que vamos a tratar de ser normales es que ya estás asumiendo que no lo sos.

– Otro tema que surgió de la carta es la relación entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández. ¿Esa relación específica cómo la ve?

– Es un debate interesante desde la anécdota. Porque al final del camino ni uno ni otro, hasta ahora, nos dijeron a los argentinos adónde quieren llevar a la Argentina. Está interesante esa discusión para el café y la discusión política. Entiendo que este gran tsunami de la pandemia te complica mucho los planes, pero, hasta ahora, no conocemos los planes.

– Fue promotor de lo se llamó Alternativa Federal. Un espacio que contó con 10 gobernadores, Sergio Massa, Miguel Pichetto, intendentes y legisladores.¿Por qué fracasó? La gran mayoría de los gobernadores se alinearon al Frente de Todos, Massa también se sumó y Pichetto fue candidato con Macri.

– Muchos cambiaron de opinión. Ganó la validación del anti otro. Tenés dos formas de tomar una decisión. O vas por la construcción positiva o por la negativa. Y lo que ganó es la mirada negativa de decir ‘evitemos, a cualquier precio, que siga el gobierno que está mal’, que era el gobierno de Macri, que terminó muy mal. Algunos pensábamos que cuando tomás una decisión con ese nivel de coacción, las cosas no salen bien. Porque si votás a alguien para que no gane el otro, termina pasando lo que viene pasando en la Argentina desde hace varios años. ¿Cuál es el común denominador de los últimos 50 años? Lo único que hicimos fue pelearnos entre nosotros.

– Macri dio una serie de entrevistas. En la que le dio a Infobae dijo que su gobierno terminó después de las PASO, el 11 de agosto. No el 10 de diciembre.

– Ratifica el rumbo que lo llevó a terminar muy mal en el Gobierno. Es la obsesión que tiene gran parte de la dirigencia política argentina de que todo es culpa de otro. Nunca nos hacemos cargo de nada. Y uno se tiene que hacer cargo. Yo goberné mi provincia 12 años con cosas que salieron muy bien, con otras que no salieron tan bien y con errores que cometí. Lo tengo que asumir. Pero pensar que todo es culpa de otro, me parece que es la clásica mirada argentina de poner mucho más acento en ver cómo salvo mi ego frente a la asunción de la responsabilidad de haber cometido errores.

– Una definición que retumbó fue la de Emilio Monzó sobre que Cristina y Macri debían dar un paso al costado. ¿La comparte?

– Estoy totalmente de acuerdo con Emilio. El problema está ahí. Pero no quiero entrar en los nombres de las personas. De Macri y Cristina. El problema es la lógica de construcción política. Porque si los cambiás por otros que siguen la misma lógica, es lo mismo. El problema no son las personas, sino la lógica de organización en donde yo me organizo y me valido en que estoy en contra tuyo, y vos te validás en que estas en contra mío. Hay que romper eso. La Argentina tiene que ir a una lógica diferente en donde podamos discutir con responsabilidad sobre ideas y propuestas.

– ¿Realmente cree que se puede hacer? Es un tema recurrente en el discurso de los gobernantes y, en general, no sucede.

– Es discurso. Pero después hay que volcar a la realidad ese discurso. Estoy de acuerdo en los factores de desunión de la Argentina deben dar un paso al costado porque ya han generado, con el paso del tiempo, esas situaciones. Después hay que ser consecuente. En mi provincia no aspiré a un cargo. Era obvio que la candidatura a vicepresidente de Lavagna era testimonial, para sostener una posición política. Nadie podía pensar que íbamos a ganar. Ni nosotros. Pero en la provincia renuncié a la presidencia del partido en el entendimiento de que no podes decir una cosa y hacer otra.

– En la carta Cristina Kirchner habló de consenso. Alberto Fernández se refirió a la necesidad de trabajar en unidad. Da la sensación de que el Gobierno ve que la crisis va a ser grave y compleja, y que realmente necesita unidad.

– Sería buenísimo que eso pase. Pero después tenés que tener acciones que sean consecuentes con esos anhelos. Porque si no queda en un anhelo. Esperemos que no sea solo un discurso y que funcione. Sería bueno que puedan hablar todos los que tienen responsabilidad institucional. Se junten, acuerden y organicen sus disensos. Pero hasta hora yo no lo vi.

– ¿Qué viene de acá para adelante en lo que respecta a su proyecto político?

-Mi proyecto es seguir trabajando fuerte en esto que estamos haciendo en el foro por una Argentina sustentable, que es cómo logramos darle herramientas a los chicos para ser realmente los agentes de cambio que necesita la Argentina. Yo traté de hacerlo desde los lugares de poder. En algunas cosas pude y en otras no. Estoy tratando de hacerlo desde este lugar. Siempre anhelando que en Argentina haya una forma de hacer política diferente a la actual, porque esta no nos está dando buenos resultados.

– ¿Sería candidato el año que viene?

– No. En absoluto. Hay que generar una construcción diferente a lo que hay. Hasta que eso no exista…

– Emilio Monzó y Rogelio Frigerio están en una línea parecida a la de usted, en lo que respecta a la construcción política. ¿Está en contacto con ese espacio? ¿Compatibiliza objetivos?

– Hoy tanto el Frente de Todos como Juntos por el Cambio son parte del problema y no de la solución. Hay gente muy valiosa en distintos sectores. Los que nombrás son personas que respeto muchísimo y son gente que puede dar muchísimo. Esa lógica de construcción ya se ha demostrado que no funcionó. Así no funciona. De verdad creo en algo diferente. En buena hora los que tengan la voluntad de hacerlo. Pero hoy no está.

– ¿Sigue hablando con Lavagna después de la experiencia electoral del último año?

– Poco. No estoy metido en la política. Soy una persona con una fuerte vocación y con un gran pasado en la política. Hace rato que no hablo con él, pero no por otra cosa que no sea que estoy ocupado en mis cosas.

Otras noticias