sábado 18 de mayo de 2024
9.8 C
Salta

Los diez mandamientos del Dios mercado | Gobierno y peronismo no K exploran acuerdo para garantizar estabilidad

El interlocutor de la Casa Rosada es Rogelio Frigerio. Por el lado del peronismo “racional” parlamentaron Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey, todos pre candidatos presidenciales del espacio “Alternativa Federal”.

Según los medios nacionales, el diálogo habría empezado hace 15 días con el objetivo de elaborar un compromiso entre oficialismo y oposición para “dar certezas” a la sociedad según algunos, y a los mercados según la mayoría. Pero lo cierto es que los protagonistas andan vergonzantes porque ninguno quiere admitir ser el dueño de la iniciativa. “Los dos bandos dicen que la iniciativa nació en la otra vereda. En el peronismo, para no aparecer como “dialoguistas” y condescendientes con el Gobierno del que son opositores (…) En la Casa Rosada, en tanto, señalan que la idea -y el punteo- surgió de los justicialistas, ávidos por mostrar responsabilidad y diferenciarse, así, del regreso confrontativo de Cristina Kirchner”, enfatiza en su edición de hoy el diario Clarín.

Los diez puntos que se intercambiaron entre las partes, según reconstruyó Clarín, son los siguientes:

1- Lograr y mantener el equilibrio fiscal.

2- Sostener un Banco Central independiente, que combata la inflación hasta llevarla a valores similares al de países vecinos.

3- Mayor integración al mundo, promoviendo el crecimiento sostenido de nuestras exportaciones.

4- Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica, elemento clave para promover la inversión.

5- Creación de empleo a través de una legislación laboral moderna.

6- Reducción de la carga impositiva, a nivel nacional, provincial y municipal y enfocado en los impuestos más distorsivos.

7- Consolidación un sistema previsional sostenible y equitativo.

8- Consolidación de un sistema federal, basado en reglas claras, que permitan el desarrollo de las provincias y que impidan que el gobierno nacional ejerza una discrecionalidad destinada al disciplinamiento político.

9- Asegurar un sistema de estadísticas transparente, confiable y elaborado en forma profesional e independiente.

10- Cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores.

Para el Gobierno, resultan claves puntos como el de apoyar al Banco Central en su pelea por mantener quieto al dólar y frenar la inflación, la consigna de “mayor integración al mundo” que lo aleja del kirchnerismo en un eventual regreso al Poder Ejecutivo y el último punto, el del “cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores” como un gesto con el FMI, acreedor del país y quien controla al detalle los gastos y movimientos de la gestión económica de Macri.

En tanto, para los peronistas no K significa mostrar que imponen condiciones al actual gobierno, respecto de la “creación de empleo», la «reducción de la carga impositiva, a nivel nacional, provincial y municipal y enfocado en los impuestos más distorsivos» y el hecho de “consolidación un sistema previsional sostenible y equitativo”, lo que aleja la idea de una reforma previsional al estilo Bolsonaro, que deje afuera a cientos de miles de jubilados y pensionados.

Además, si prosperaría la propuesta, poder subirse al ring como espacio y romper, así, un poco el esquema de polarización entre macrismo y cristinismo. Para algunos, en el esquema peronista, cualquier cercanía con la gestión M es todo pérdida. Resta saber ahora si Marcos Peña y el propio Presidente de la Nación dan el Ok a una firma de este compromiso.

Archivos

Otras noticias