miércoles 21 de febrero de 2024
22 C
Salta

La izquierda salteña en conjunto sacó más votos que en la elección anterior pero les perjudicó la disgregación

En total, los cuatro frentes que se presentaron a la gobernación lograron casi el 5% de los votos, tres puntos más que en 2019 cuando fueron todos bajo el sello electoral del FIT-U. Del Plá fue el candidato a la gobernación que más votos sacó dentro de este sector. 

Para las elecciones 2023 se presentaron 4 frentes socialistas con fórmulas que llevaron candidatos a la gobernación, intendentes, diputados y concejales de las principales ciudades salteñas. Todos derivados de lo que en 2019 fuera el Frente de Izquierda y Trabajadores Unidad (FIT-U). Esta vez ese frente solo quedó conformado por el Partido Obrero y el Movimiento Socialista de Trabajadores (MST); en tanto que por otro lado sus excompañeros del Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) presentaron otro frente, tal como lo hicieron también los de Política Obrera y el Nuevo MAS. Entre los cuatro, este domingo cosecharon 42 mil votos en toda la provincia, lo que representó un 4,93% del padrón, una cifra que superó casi por tres puntos la actuación de 2019, cuando llevaron a Pablo López como candidato a gobernador y el FIT-U cosechó poco más de 17 mil votos, que representaron el 2,42% del padrón quedando como cuarta fuerza provincial.

Sin embargo, las disputas internas y la disgregación del FIT-U, les jugaron una mala pasada electoral a los candidatos socialistas en Salta. Las dos fuerzas que más votos sacaron fueron la lista 410 integrada por el Partido Obrero y el MST, que llevaba a Claudio Del Plá como candidato a gobernador: con casi 15.400 votos (2,17%), seguidos por la lista 189, de Política Obrera, que llevaba a la cabeza a Violeta Gil, con casi 14.200 votos (2,00%). Un punto más abajo se posicionó la lista 222 del PTS que tenía a Daniela Planes como principal candidata, sacando 7.500 votos (1,06%) y la lista 234 del Nuevo MAS, con el candidato Marcos Tognolini, que apenas llegó a los 5 mil votos en toda la provincia ubicándose últimos. 

En ese contexto, las cuatro listas de la izquierda se ubicaron entre las seis menos votadas de las 12 que presentaron candidatos a la gobernación en Salta. Pero, en caso de haber ido juntas, con el porcentaje obtenido, hubiesen estado cabeza a cabeza disputando el cuarto puesto de la provincia con el kirchnerismo representado en Walter Wayar, quien apenas sacó unos cuantos votos más que toda la izquierda unida.

En cuanto a lo que sucedió en la categoría diputados, al menos en Capital, donde la izquierda sacó más votos, fue una situación similar. El FIT obtuvo 13.300 votos (4,50%), Política Obrera casi la mitad: 6.700 votos (2,27%), el PTS 3.100 votos (1,08%) y el Nuevo MAS 2.800 votos (0,97%). Sumadas las cuatro fuerzas, llegarían a 27 mil votos, lo que representaría 8,8% del padrón, lo mismo que obtuvo la lista 224, de Primero Salta, encabezada por “Chico Malo” Valenzuela. 

En tanto que para la intendencia capitalina, la historia fue similar: en total las cuatro fuerzas de la izquierda sumaron 18.400 votos, es decir, el 6,49% del padrón. De haber ido juntas, hubiesen quedado en quinto lugar, pero separadas, el mejor resultado lo obtuvo, nuevamente, el FIT, que sacó 7.400 votos, poco más del 2,6%; seguidos por Política Obrera con 5.600 votos (2,00%) posicionándose en los lugares 6 y 9 respectivamente. En tanto que los candidatos a intendentes del PTS y el Nuevo MAS, quedaron relegados a los últimos lugares, con porcentajes cercanos al 1%.

Tampoco en el norte de la provincia, generalmente con ciudades consideradas como bastiones del trotskismo salteño, la elección fue mucho más auspiciosa. Los resultados no acompañaron ni en Orán, ni en San Martín. En los otros departamentos de la provincia, tampoco la izquierda pudo hacer pie en estas elecciones.

Otras noticias