lunes 20 de mayo de 2024
7 C
Salta

Hoguera de las vanidades | Los egos obstruyen la normalización de la Comisión de la Mujer en la legislatura salteña

Lo admitió la diputada Silvia Varg, una de las 12 legisladoras salteñas. Las mismas deben elegir a la presidente de la Comisión pero las vanidades y las diferencias políticas pueden más que los planteos de género.

Un repaso breve por la historia de esa comisión ayuda a dimensionar el problema. Y es que la misma logró dar un paso enorme en el año 2016 cuando dejo de ser “comisión especial” para convertirse en una “permanente”. En ello mucho tuvo que ver el empuje de tres legisladoras que cumplieron su mandato en diciembre del 2015: la trotskista Gabriela Jorge, la justicialista Matilde Balduzzi y la renovadora Gabriela Martinich.

Tres mujeres que provenían de tradiciones políticas opuestas aunque atravesadas por las problemáticas de género habían logrado que la comisión encontrara su lugar en la legislatura, algo que ahora no puede terminar de consolidarse por una razón tan simple como bochornosa: las 12 diputadas que hoy forman parte de la cámara baja provincial no pueden ponerse de acuerdo para elegir a la presidente de esa comisión, condición excluyente para el normal funcionamiento de la misma.

En diálogo con el programa “Hablemos de política” que se emite por FM Aries, la legisladora Silvia Varg lamentó esa situación y aseguró que trabajan en ello aunque admitió que las vanidades juega un rol en esa situación: “El problema es la elección de la presidente en donde no hay acuerdos”, manifestó Varg quien evitaba ahondar en el tema por simple pudor más que por indiferencia o desconocimiento.

El embrollo puede resumirse así: en diciembre del 2015 sonaron como presidenciables de la comisión Bettina Romero y Betina Navarro; la primera diputada por capital por el bloque un Cambio para Salta mientras que la segunda proviene del departamento de Anta y representa al kirchnerismo.

Por entonces la hija del ex gobernador era una de las cinco mujeres del macrismo provincial mientras Navarro era una de las cuatro mujeres K. No hubo acuerdo y la elección se dilató aunque con un cambio que lo complicó todo más: el bloque de Bettina Romero quedó reducido a tres mujeres porque dos del PRO hicieron rancho propio cuando armaron el Bloque del PRO, mientras las cuatro K se mantienen unidas y al parecer creen que ello le das derechos a presidir una comisión como antes creía tenerlo la mujer del macrismo. Lo cierto, sin embargo, es que todo está empantanado.

Archivos

Otras noticias