miércoles 22 de mayo de 2024
12 C
Salta

Cristian Zurita | El futbolista de élite que vivió su mayor alegría alentando a Central Norte desde la tribuna

Jugó en grandes clubes del país y del mundo, pero siempre volvía a la Avenida Entre Ríos como espectador, jugador o integrante del cuerpo técnico. El prócer rememoró el ascenso del 2006 que lo tuvo de hincha en Villa María, Córdoba. (VIDEO)

Cristian Zurita emana gloria y humildad. Jugó en el fútbol nacional (en 1999 llegó a San Lorenzo de Almagro con el que obtuvo el Torneo Clausura 2001, la Copa Mercosur 2001 y la Copa Sudamericana 2002; entre el 2003 y el 2005 militó en Independiente de Avellaneda; luego en Colón 2005/2006) y también en el internacional (el Gaziantepspor de Turquía entre los años 2006 y 2011); aunque como siempre volvía al club del que era hincha desde niño y en el que jugó alguna vez su padre como arquero.

Ese sentido de pertenencia azabache que los éxitos profesionales y las distancias nunca pudieron horadar, explican el enorme amor que le dispensan los hinchas cuervos. Hoy dialogó con el programa CUARTO OSCURO que se emite por FM La Cuerda (104.5) en el marco del siglo de vida del club de Avenida Ente Ríos. “Indudablemente la gente tiene un reconocimiento y cariño muy especial para conmigo. Creo que se siente representada por como siempre he defendido a Central Norte, por ser un hincha que tuvo la suerte de jugar en el club y así cumplir el sueño que muchos hinchas tienen. Siempre me sentí muy agradecido con Central porque me da mucho más de lo que por ahí me merezco”, dijo.

Zurita es también un símbolo de persona que, como jugador, integrante del cuerpo técnico o dirigente profesa un profesionalismo a prueba de todo. “Obviamente que uno trató de ser lo más profesional posible. Pero lo hice porque creía que ese era el camino que me podía sostener en la elite del fútbol, tanto argentino como cuando me tocó jugar afuera. Eso se hizo en mí una constante y cuando me tocó estar en diferentes áreas del club, trabajé para transferir ese profesionalismo. Traté de mostrarlo con el ejemplo y no tanto con la palabra. Trato de inculcar eso – sobre todo – en los más chicos, que son los que creemos que pueden cambiar el futuro del club. El esfuerzo y la profesionalidad es el camino para tratar de lograr las cosas que uno se proponía. Obviamente que esas cosas van sembrando. Seguramente a futuro vamos a encontrar muchos chicos que van a tomar el mensaje y la posta para hacer de Central Norte un club más profesional y más grande”, reflexionó.

Puesto a opinar sobre los momentos más felices que vivió con Central Norte, el “Tula” Zurita se esforzó para resumir los muchos episodios memorables. “Tengo un montón. Obviamente que los más pasionales fueron cuando tenía 13, 14 años y 15 años. De esos años tengo el recuerdo de todos los domingos yendo a la cancha, pero siempre rescato el ascenso del 2006 porque fue el que se consiguió después de 20 años. Lo había visto campeón a Central con 7 años y volverlo a ver con 27 fue como toda una vida. También cuando fui parte del último ascenso fue muy gratificante, pero siempre rescato el 2006. Fue cerrar una etapa donde todos queríamos verlo campeón a Central”, rememoró.

Los conductores remarcaron que esa alegría “mayor” la vivió como hincha porque entonces su carrera estaba enfocada en el fútbol profesional que lo vio brillar. La pregunta obligada se impuso: ¿cómo vivió ese ascenso? “Esa vez tuve la suerte de estar en la cancha. No me lo iba a perder por nada del mundo. Eran veinte años esperando ver a Central campeón. Así que viajamos a Villa María con mi hermano, mi viejo. De entrada parecía difícil porque habíamos empatado cero a cero acá y la verdad que el equipo de Villa María había jugado bastante bien. Entonces como que no había mucha fe, pero nosotros fuimos con toda la fe del mundo. Fue uno de los momentos más emocionantes que pasamos”, recordó.

Zurita se refería a lo ocurrido una tarde de domingo del mes de junio de 2006. Central llegaba a definir con Alumni, en Villa María, Córdoba, el ascenso al ex Argentino A. El partido de ida en Salta había terminado 0 a 0 y en la revancha no había otra chance que ganar en el estadio Plaza Ocampo. Los 90 minutos terminaron otra vez empatados en cero y la definición por penales fue a favor de Central Norte por 5 a 3 y desató la locura azabache tanto de los hinchas que viajaron a Villa María como de la mayoría que se quedó en Salta y siguió las alternativas de la consagración por radio.

Triunfo, vuelta olímpica (con aplausos de la hinchada local) y fiesta en Salta

Archivos

Otras noticias