Las imputaciones que se repiten apuntan a abuso de autoridad y vejaciones. Además se registraron más de 400 denuncias entre julio y noviembre de 2020.

No resulta novedoso ni sorprendente. En este medio, durante los últimos meses, reportamos semanalmente casos de policías denunciados por sobrepasar los límites de sus funciones. Detenidos golpeados, baleados, heridos y un largo etcétera en las infames intervenciones de la Policía de Salta.

Municipalidad de Salta

En las pasadas horas, el Ministerio Público Fiscal oficializó las cifras de los últimos cuatros meses. Con ellas, la teoría de la manzana podrida se cae. Muestra que gran parte de la institución azul está en estado de putrefacción. Estos son los casos que llegan a la justicia, muchos más quedan sin denuncia.

Entre julio y noviembre de 2020, hay 101 imputaciones a efectivos policiales, de los cuales, 37 derivaron en requerimientos de juicio. En el mismo lapso, se registraron 409 denuncias por abusos.

Desde el 11 de agosto habilitaron el Sistema de Denuncias Web para víctimas de violencia institucional y abusos policiales. Ello derivó en una oleada de denuncias contra procedimientos en los que los uniformados sobrepasaron los limites de sus funciones.

Botón de muestra

La web Fiscales penales toma tres casos como paradigmáticos de estos meses. El primero fue el bochornoso accionar del comisario Walter Ezequiel Omar Mamaní, acusado de los delitos de abuso de armas agravado, privación ilegítima de la libertad, falsedad ideológica y vejaciones agravadas con fines de venganza, todo en concurso real.

Otros dos recordados son los del juicio contra los policías dejaron tuerto a Luciano Cruz; al igual que esperan ser juzgados quienes le causaron la pérdida de un ojo al militar Néstor Ramón Ávalos.