Cargnello se arrodilla para persuadir a que los mineros abandonen la protesta mientras los uniformados aguardan la orden para intervenir. (Foto: Prensa Obrera)

Uno de los manifestantes consultados por CUARTO apuntó contra Mario Antonio Cargnello, quien primero se arrodilló y luego dio paso a los uniformados para que “despejaran” la zona.

La protesta de los mineros que representan a los 250 trabajadores de EDVSA despedidos Mansfield tuvo hoy un nuevo episodio. Ayer informábamos sobre un acto desesperado, Ramiro Frías, quien se mantiene junto a sus compañeros hace casi 80 días acampando, se cosió los labios. Hoy decidieron encadenarse en la Catedral de Salta durante la mañana. Todo terminó con la intervención policial, represión, golpes y detenidos. Incluso Frías terminó en el hospital tras descompensarse.

Municipalidad de Salta

Antes de que la policía interviniera, el monseñor Mario Antonio Cargnello salió a persuadir a los mineros para que cesaran la protesta. Incluso se arrodilló para mostrarse como un hombre piadoso. Luego, ante la mirada del señor y la virgen del Milagro, abandonó la cruz y dio paso al garrote.

Ante la negativa de los mineros, el sacerdote permitió a los uniformados intervenir de manera violenta para cortar la protesta. Consultado por CUARTO, Ramiro Frías comentó que ni bien Cargnello se fue, la policía comenzó a reprimir. “Yo creo que él nos ha entregado, por la forma en la que actuó”, dijo a este medio.

Además, criticó la información falsa que publicaron algunos medios. Rechazó la versión que indica que fueron los mineros quienes se pusieron violentos. “Nosotros estábamos sentados y ellos vinieron a pegar”, comentó.

“Dicen que yo me autolesioné, pero eso no es verdad, ellos me ahorcaron”, narró este minero que permanece en observación en el Hospital San Bernardo bajo custodia policial. En medio de la represión ahorcaron a Frías y se desmayó. Por su parte, Cristian Torres fue llevado al centro de contraventores. Se desconoce cuál es la situación procesal de ambos.