domingo 25 de febrero de 2024
18.7 C
Salta

Vacunación «estratégica» en Salta | Outes: «Más que beneficio personal, era una cuestión de responsabilidad política»

El coordinador de Enlace recibió las dos dosis de la vacuna rusa. Dijo que no hubo intenciones más allá de una estrategia de trabajo.

El coordinador de Enlace y Relaciones Políticas, Pablo Outes, habló este martes después de que trascendiera su nombre como uno de los vacunados «estratégicos» en Salta. Brindó explicaciones y aseguró que no hubo una búsqueda de beneficios personales sino una política estratégica destinada a resguardar a los funcionarios que más se movilizan por el territorio provincial.

«Todo se hizo con una consulta previa, con un análisis previo y con un razonamiento lógico», dijo Outes, que confirmó que ya recibió las dos dosis de la vacuna Sputnik V.

Municipalidad de Salta

«En diciembre de 2020 el Ministerio de Salud de la Nación anunció la compra de sesenta millones de vacunas. Para Salta correspondía que iban a llegar entre diciembre y febrero 1.800.000. Esa realidad nos permitía hacer una planificación, un razonamiento y toma de decisiones en el momento. Al 15 de marzo hemos terminado con 70 mil vacunas. La situación es muy distinta», dijo el funcionario.

Outes remarcó que «el salteño tiene que tener confianza que la decisión se la tomó con uso de razón y la necesidad de tener un plan estratégico funcionando». «Una cosa es verlo ahora con 70 mil vacunas que costó que llegaron y otra la decisión con 1.800.000 que se esperaba que llegue», dijo.

En el programa Agenda Abierta, Outes dijo que cuando las vacunas todavía no estaban disponibles los funcionarios siempre trabajaron con entrega más allá de los riesgos: «Nunca se pensó si había vacuna o no para llegar, tomar un avión, bajar en un distrito, hablar con los médicos, llevar los remedios, consultar, ir a la frontera, recorrerla. Ver cómo cruzaba la gente. Había un marco de disposición política total y un convencimiento de que de esta situación había que salir adelante. Y no estaba la posibilidad de decir hay vacunas o no. Esto empezó el 30 de marzo de 2020. La realidad de Salta era muy crítica. Cuando implicaba una situación de riesgo para toda la gente que estaba trabajando. Porque hubo ministerios y coordinaciones políticas que tenían altísima exposición y también hubo coordinaciones, ministerios, que tenían una posición mucho más relajada o más tranquila. Era necesario que el gobierno tenga presencia territorial y así lo hicimos».

«Cuando en enero se llega y el Gobierno anuncia el proceso de vacunación, más que por una situación de beneficio personal mío y de funcionarios, era una cuestión de responsabilidad política», remarcó. Y explicó: «El funcionario no sólo tiene contacto personal. No es una sola persona. Diariamente, cuando bajabas en un hospital o bajabas en escuelas que se las había ocupado con cama, o tenías reuniones multitudinarias con intendentes, no sólo era protección personal, si se lo quiere ver desde ese lado, también había una responsabilidad por los terceros que estaban. El funcionario estaba en terreno y las posibilidades de contagio implicaban a todos. Bajo esa línea se hizo (la vacunación). Hoy se lo trata de mostrar bajo un formato vacunatorio VIP y la verdad es que me duele, porque nosotros fuimos, nos paramos en una fila en un hospital público, nos vinieron a vacunar como se vacuna a cualquier persona que correspondía. Nunca falseamos ningún dato. Los problemas que salen ahí, de personal de Salud, son problemas internos de los ministerios. Nosotros fuimos como funcionarios, dimos nuestro documento, se lo inscribió en una planilla y salimos a trabajar. Esa es la realidad de muchos funcionarios que están trabajando y van a seguir trabajando».

Ante la pregunta sobre los motivos que llevaron a entender que hay funcionarios estratégicos que merecían la vacuna mientras que el gobernador no lo está, Outes dijo que Gustavo Sáenz debería recibir las dosis. «Yo estuve acompañándolo a él cuando bajó en los lugares más conflictivos. No está vacunado, es una decisión de él, pero creo que por una cuestión de prudencia los salteños hasta tendríamos que avalar que el gobernador esté vacunado y avance. El gobernador es tan importante como un enfermero», dijo.

«Hay un marco político en el que nosotros asumimos responsabilidades. Nosotros asumimos la responsabilidad de llevar el control de la pandemia. Tenemos nuestros ministros, tuvimos que cambiar a nuestros ministros, equipamos a la provincia, fueron decisiones políticas que buscamos llevar adelante. Esto, yo creo que los salteños son conscientes. No hubo ni intencionalidad, ni hubo personal dedicado a robar vacunas ni nada por el estilo. La gente que se vacunó, en el caso mío, estábamos habilitados, estábamos autorizados, trabajábamos en terreno y Salta necesitaba y va a necesitar que se trabaje en terreno», finalizó.

Te puede interesar:

Vacunados “estratégicos” en Salta | Sáenz ordenó publicar el listado de funcionarios y políticos que se vacunaron

Otras noticias