martes 16 de abril de 2024
18.3 C
Salta

Sus aguas llegan a Salta | Autoridades tarijeñas advierten alta contaminación con metales pesados en el Pilcomayo

El Servicio Departamental de Salud de Tarija alerta sobre altos niveles de mercurio y plomo en el pescado del río Pilcomayo, poniendo en riesgo la salud de poblaciones vulnerables que llegan incluso hasta el norte de la Argentina. Análisis en puntos clave revelan una preocupante contaminación que afecta también la calidad del agua. Los resultados superan los límites recomendados por la OMS.

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Tarija, ciudad del sur de Bolivia, emitió una alarma sobre la detección de niveles peligrosos de metales pesados, mercurio y plomo, en el pescado del río Pilcomayo. Los resultados de análisis realizados en cinco puntos estratégicos de la región han evidenciado una contaminación que plantea serias amenazas para la salud pública. Poblaciones vulnerables, como mujeres en etapa fértil, embarazadas, madres lactantes y niños pequeños, se encuentran particularmente en riesgo.

El director del Sedes, Nils Casón, confirmó la presencia de altos niveles de mercurio y plomo en el pescado recolectado en los puntos de análisis, que incluyen Rancho Viejo, Central El Pibe, Puente Capitán Ustares, Peña Colorada y Puente Ferroviario. La preocupación se extiende más allá de la ingesta de pescado, ya que el agua de la región también se considera no apta para el consumo humano, animal o para riego.

Los niveles de mercurio y plomo detectados en el pescado exceden los límites seguros establecidos por el Codex Alimentarius de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos límites, fijados en 0.5 miligramos por kilo para mercurio y 0.2 miligramos por kilo para plomo, son esenciales para garantizar la seguridad alimentaria. Los análisis registraron valores preocupantes en varios puntos, como 0.71 mg de mercurio y 0.3 mg de plomo en el Puente Colgante, y niveles aún más altos, como 0.81 mg de mercurio y 0.25 mg de plomo, en el área de «El Pibe».

Según informó el diario tarijeño El País, fue el secretario de Desarrollo Productivo, Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Gobernación de Tarija, Efraín Rivera, quien resaltó la conexión entre la contaminación y la actividad minera, señalando que desechos mineros y materiales tóxicos están afectando los cuerpos de agua. Un ejemplo destacado es el derrame de más de 13,000 toneladas de desechos mineros en Agua Dulce, en el departamento de Potosí, agravando la crisis medioambiental en la región.

Otras noticias