jueves 25 de abril de 2024
17 C
Salta

Libertaria salteña cajoneó proyecto de vacunación gratuita contra el dengue porque Nación se opone

Es la diputada nacional Emilia Orozco, que a fines de febrero presentó una iniciativa en el Congreso para que la vacuna sea aplicada a toda la población. En los últimos días, cuando los casos crecieron de manera exponencial, el Gobierno de La Libertad Avanza se desentendió del tema y la iniciativa fue olvidada.

A fines de febrero, la diputada nacional salteña Emilia Orozco presentó en el Congreso un proyecto de ley para incluir la vacuna contra el dengue en el calendario nacional. La iniciativa buscaba que la vacunación fuera obligatoria y gratuita para toda la población argentina. Pero todo quedó en la nada, especialmente desde que el Gobierno de Javier Milei se negó explícitamente a tomar medidas al respecto. Pareciera que para Orozco los mandatos partidarios pesan más que la necesidad de pelear por cuidar a la gente. Personas vulnerables ante una epidemia que es la peor en quince años y ya lleva más de 100.000 casos confirmados. Personas que, en muchos casos, votaron por Orozco para que represente sus intereses en la Cámara de Diputados.

Tiene lógica que el proyecto de ley presentado no prospere. Es casi un insulto en la cara para Milei y sus ideas. Porque no sólo promueve la vacunación a cargo del Estado, sino que hasta habla de cambio climático, un hecho que el presidente se ha negado a apoyar.

«De acuerdo a distintos informes es posible que el cambio climático haya contribuido a aumentar la población en riesgo de dengue, debido al incremento de la transmisión en áreas endémicas y por la expansión del rango geográfico de los mosquitos Aedes», asegura el texto del proyecto. «Asimismo considero que existe en la actualidad un falta de políticas de los sectores gubernamentales en relación a la implementación de medidas tendientes a la prevención, tales como fumigación, descacharrado etc», sigue, y agrega que «es menester resaltar que la última temporada fue récord en casos y muertes».

«Con el nombre de TAK-003, la vacuna demostró protección independientemente de que la persona haya tenido o no contacto previamente con el virus y sin la necesidad de un análisis de sangre confirmatorio. La inoculación se basa en el virus del dengue 2, al que se añade ADN de los otros tres serotipos para proteger contra cualquiera de los cuatro tipos de dengue. Por eso, se trata de una vacuna tetravalente», sigue el proyecto.

Esta iniciativa chocó de frente contra la frialdad del gobierno nacional, que piensa más en los números que en la gente. «Por ahora esa decisión no está en agenda», dijo esta semana el vocero presidencial, Manuel Adorni, al ser consultado por la implementación de una vacuna. Y agregó que «por el momento no es necesario» iniciar una campaña.

«La inmunidad se logra a través del paso del tiempo, por lo que vacunar ahora implicaría que esa inmunidad la vas a lograr en cuatro meses, donde ya el mosquito no sea un inconveniente, más allá de que la efectividad no está comprobada», siguió el vocero.

Sin embargo, el proyecto que presentó Orozco junto a su par salteño Julio Moreno asegura que la vacunación genera «una reducción del 84% de las hospitalizaciones por dengue y una disminución del 61% de los casos de dengue sintomático».

«Señor Presidente es menester resaltar que es de vital importancia implementar acciones para la prevención de la salud de toda la población, y esta es una de ellas», cierra el proyecto, que hoy por hoy duerme el sueño de los justos y que no será defendido por Orozco a los gritos desde su banca, quizás su especialidad. Será una buena iniciativa que quedará cajoneada porque todo indica que para un libertario lo más importante no es trabajar por la gente sino obedecer al león.

Archivos

Otras noticias