sábado 2 de marzo de 2024
22 C
Salta

Salta verde | Dos de los tres senadores de la provincia votaron a favor del aborto legal

Nora Giménez y Sergio Leavy ayudaron a lograr la ley de aborto legal. Juan Carlos Romero quedó solo.

De la nada a la gloria me voy, podrían cantar las salteñas, que en dos años pasaron de tener diez legisladores en contra del aborto a tener la mitad a favor. Entre los tres diputados y diputadas y el voto que esta madrugada brindaron Sergio Leavy y Nora Giménez en el Senado, la provincia avanzó mucho en representación de los derechos de las personas más vulnerables.

Por una vez, Salta no fue la católica con la que era imposible debatir. El balance, de cinco legisladores a favor y cinco en contra, representa mejor a toda la provincia.

Municipalidad de Salta

Lejos quedaron las sesiones de 2018, donde hubo lugar para una sola voz unificada. En la Cámara de Diputados, hace dos años, eran todos hombres. Entre ellos, Alfredo Olmedo. En el Senado había una mujer, pero era Cristina Fiore, defensora de gobernadores de la dictadura y militante del pañuelo celeste. También estaba Rodolfo Urtubey, quien era capaz de asegurar que «hay algunos casos donde la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, a veces la violación es un acto no voluntario con una persona que tiene inferioridad absoluta de poder frente al abusador».

Este año, con la llegada de Verónica Caliva, Alcira Figueroa y Nora Giménez al Congreso, la mirada empezó a cambiar. Lucas Godoy aportó su voto para dejar de pensar en el aborto como un acto que debía ser penalizado. El cambio de 180 grados de Sergio Leavy, que en 2018 se había mostrado en contra del proyecto, terminó de equilibrar la balanza.

Pero en el Senado y en Diputados todavía persisten algunos salteños que se aferran a creencias que no palpitan con los ritmos de la actualidad. Allí están Juan Carlos Romero y Martín Grande. O Miguel Nanni y Virginia Cornejo. Todos representantes de un pensamiento conservador que no tiene demasiado eco en las generaciones más jóvenes. También Andrés Zottos, aunque a veces pareciera estar ausente. Hoy sus posturas fueron minimizadas por un grito que venía avanzando desde hace décadas.

Te puede interesar: 

Los diputados que nos quedan son los pañuelos que nos faltan | Los representantes salteños, en contra del aborto legal

Otras noticias