lunes 20 de mayo de 2024
1.3 C
Salta

Güemes a debate y en disputa | Año 2021: Bicentenario de la muerte de Martín Miguel de Güemes

Debatir el Güemes político y controversial por sobre el héroe de bronce y la efeméride obligada que las clases dominantes salteñas construyeron a su imagen y semejanza, debe ser parte de la agenda social y política. (Daniel Escotorín)

El 17 de junio próximo se cumplirán doscientos años de la muerte del general y gobernador de la Intendencia de Salta Martín Miguel de Güemes. Como viene aconteciendo desde el bicentenario de la revolución de mayo, el momento convoca a la conmemoración desde diversas formas y miradas: desde lo historiográfico, lo cultural y artístico, también desde lo político.

La situación sanitaria actual seguramente limitará algunas de estas iniciativas que en algunos casos nacerán desde el Estado y otras desde lo público y social. En cualquier caso, la fecha invita a revisar, una vez más, los aspectos polémicos y pocos discutidos de la trayectoria militar y política de Güemes, pero a la par de ésta, también el uso y apropiación de su figura por parte de las clases altas locales a través del entramado de instituciones y eventos de los cuales el más notorio es el desfile de agrupaciones gauchas cada 17 de junio como forma de legitimar su sistema de dominación social.

Es que el pasado histórico nunca es el mismo, las miradas contemporáneas con sus conflictos presentes, las incertidumbres y crisis recurrentes a lo que se suma un porvenir incierto lo modifican. En contextos críticos las miradas al pasado en la búsqueda de referencias éticas, de respuestas de imposible aplicación, son una reacción casi inconsciente de las sociedades.

Emergen entonces los interrogantes en medio de un tiempo más que difícil: ¿Qué Güemes se va a debatir? ¿Quiénes están interesados en poner en debate la figura del prócer? ¿Quiénes no? O principalmente ¿se va a debatir?

Desde el surgimiento del revisionismo y los aportes de las nuevas corrientes historiográficas de fines de siglo las miradas sobre Güemes se profundizaron y ampliaron, pero también sobre el contexto en el que se desarrolló su vida: el económico, el social y político. El entramado de relaciones y conflictos entre esos factores evidenciaron el rol que jugaron las elites locales, sus ambigüedades y juegos políticos en aras de preservar sus intereses estando del lado patriota o del realista según los momentos; el ascenso y construcción de poder político de Güemes sobre la base del apoyo popular, de los sectores campesinos del valle de Lerma, las alianzas y lealtades particulares en torno a una causa superior que soslayaba tensiones y antagonismos políticos internos son elementos que aún no fueron puestos en la mesa del debate social.

Se habla del rol de la oligarquía salteña en la trama conspirativa que llevó al fatídico 7 de junio cuando es herido en una emboscada en la ciudad de Salta, como también de sus reticencias a colaborar materialmente con la causa patriota ¿por qué?, aun así Güemes y su rol dirigente jugó un papel nodal ya como caudillo de los sectores plebeyos y necesario ante la elite (la parte sana de la ciudad) que veían en él el freno a los desbordes de los gauchos: un mal necesario; también juzgado de esa forma por el centralismo porteño que así como buscaba evitar un Artigas en el norte, era apoyado por San Martín y Belgrano en su estrategia de “guerra de recursos” que por otra parte le había sido sugerida por Dorrego a San Martín para contener el avance español por el norte y delegar en Güemes esa tarea.

A la luz de las requisitorias actuales, el debate “Güemes” quizás nos podrá echar alguna claridad sobre los porqués de una nación inconclusa: el proyecto y proceder de las clases dominantes local y nacional; el factor “caudillista” en la cohesión de las clases populares antes y ahora, los conflictos inherentes a ese marco de relaciones y el modelo económico. Las formas de participación de los grupos subalternos, sus intereses particulares e identidad política como así también en ese espacio, el rol siempre ocultado de las mujeres, que hoy es un imperativo ante el nuevo emerger del movimiento feminista en una etapa donde su entidad y proyecto político está en ciernes e indefinido.

Debatir el Güemes político, controversial por sobre el personaje épico, el héroe de bronce y de la tradición de la efeméride obligada que las clases dominantes construyeron a su imagen y semejanza debe ser parte de la agenda social y política. En un eficaz esfuerzo la historiografía oficial local de principios del siglo XX logró reconciliar al caudillo con la elite salteña y a partir de un conjunto de elementos simbólicos, discursivos, iconográficos y educativos se edificó ese prócer a imagen y semejanza. La disputa por su historia antecede a esta conmemoración pero seguramente este año se reanimará.

Archivos

Otras noticias