sábado 24 de febrero de 2024
21.3 C
Salta

Es una orden | La Corte de Justicia dispuso cupo femenino en la cúpula del Servicio Penitenciario

El máximo tribunal de la provincia hizo lugar de manera parcial a un recurso de apelación que presentó Yone Farfán. La mujer había expuesto las dificultades para ascender en ese servicio asegurando que ello obedecía a la discriminación de género.

En primera instancia la jueza María Victoria Mosmann hizo lugar parcialmente a la demanda y ordenó a la provincia cumplir medidas de acción positiva dispuestas en beneficio del colectivo de mujeres que se desempeñan en ese ámbito: un cupo femenino para los ascensos pero en base a la cantidad de mujeres privadas de la libertad que había en las instituciones penitenciarias.

El abogado que presentó el amparo, Ramiro Ulivarri, apeló este punto, para que ese piso mínimo se deduzca de la cantidad de mujeres del Servicio Penitenciario. También pedía que fuera del 30% o 50%, tomando como referencia la ley de paridad electoral. La Corte hizo lugar de manera parcial a la demanda de Ulivarri y “aceptó que específicamente en relación a los puestos de mayor jerarquía, resulta necesario modificar el mecanismo establecido por la jueza Mosmann” destacó en su edición de hoy la sección local del diario Página 12.

Municipalidad de Salta

De esta manera, la Corte dispuso «determinar como medida provisoria de acción positiva, que para la designación de los integrantes de la Plana Mayor deberá individualizarse el porcentaje de agentes mujeres en funciones respecto del plantel total de agentes penitenciarios en funciones, y tal porcentaje deberá operar como piso de representación mínima del género femenino en la Plana Mayor, dejando establecido que ese piso nunca podrá ser inferior a dos miembros mujeres”.

El fallo dispuso que el cupo se pondrá de manifiesto de modo expreso en cada oportunidad en que se dicten resoluciones de designación en los cargos de la plana mayor, a partir de la notificación de lo resuelto por la Corte de Justicia.  Ulivarri contó que mediante el fallo de primera instancia, se hicieron posibles «los ascensos posteriores».

Con respecto a Farfán, el abogado recordó al medio citado que la mujer debía ser la primera mujer en ascender a prefecta y que debería haber sido designada como directora del Servicio Penitenciario, pero luego la amparista fue «perseguida» y pese al fallo se lo impidieron. Por ello tuvo que presentar un reclamo administrativo y luego pedir la ejecución de sentencia. Farfán finalmente accedió al grado de prefecta el año pasado.

«Lo que pasó con Yone es lo que pasa con quienes son punto de lanza en estas situaciones, las persiguen», dijo Ulivarri. El letrado consideró que el fallo de la Corte ratifica lo que reclamó en el origen, pero señaló que los tiempos de los procesos judiciales no son acordes con los «de la vida cotidiana del justiciable».

Otras noticias