sábado 13 de abril de 2024
14.2 C
Salta

Créditos informales: la trampa de la deuda usurera en Salta

Los folletos que ofrecen préstamos rápidos y sencillos a cambio de tasas exorbitantes se multiplican en las peatonales salteñas. ¿Qué riesgos implican estos créditos y cómo evitarlos?

Un reciente relevamiento del Tribuno puso nuevamente en la discusión cómo Salta es una ciudad donde la oferta de créditos informales se han convertido en parte del paisaje habitual en el microcentro. Estos llamativos papelitos buscan captar la atención de aquellas personas que han quedado excluidas del sistema bancario tradicional y que buscan un alivio rápido ante la crisis económica que azota al país.

Sin embargo, estos préstamos informales, a menudo gestionados por prestamistas individuales, tienen un costo muy alto: las tasas de interés mensuales pueden oscilar entre el 30% y el 50%, lo que significa que al cabo de un año se puede pagar hasta 600% de interés. Estas cifras son muy superiores a las que ofrecen los bancos, que rondan el 140% anual, y a la inflación proyectada para este año, que se estima en torno al 100%.

El destino del dinero que se obtiene por estos créditos es indistinto: puede ser para comprar alimentos, para cubrir alguna deuda o para afrontar algún gasto imprevisto. Lo cierto es que muchas familias argentinas se encuentran en aprietos financieros y recurren a este método para salir del paso. Según un informe de la CEPAL y el Ministerio de Economía, el 54% de los hogares está endeudado, de manera formal o informal.

Para ilustrar la magnitud de la diferencia que hay entre endeudarse en el sistema bancario o en el informal, se puede tomar como ejemplo un préstamo de 50.000 pesos. En el sistema bancario tradicional, las cuotas mensuales podrían ser de alrededor de $13.000, resultando en un pago total de $79.000 al cabo de seis meses. En cambio, en el ámbito informal, el pago total podría ser entre $125.000 y $208.000, dependiendo de la tasa específica.

Aunque estos préstamos informales pueden ofrecer una solución rápida en momentos de necesidad apremiante, la falta de regulación y transparencia los convierte en un terreno fértil para prácticas usureras. Es esencial que las personas comprendan plenamente las implicaciones financieras de estos acuerdos, por eso la educación financiera y el acceso a opciones crediticias más justas y transparentes son fundamentales para evitar la trampa de la deuda usurera y asegurar la estabilidad financiera a largo plazo.

Otras noticias