sábado 24 de febrero de 2024
21.3 C
Salta

Postiglione y la polémica por la «broma» de Listorti | Cuando el humor afianza el orden establecido

En nuestro programa de radio, la abogada especialista en estudios de género se refirió al debate que se originó en los últimos días.

Esta semana surgió un nuevo debate alrededor de los estereotipos de género. Fue a partir de un sketch que José María Listorti realizó junto a su pareja Mónica González. En el video se podía observar una situación que repetía lugares comunes del humor machista. La del marido que intenta evitar como sea que su esposa le hable de temas supuestamente tediosos para él.

Sobre esto habló María Laura Postiglione, la abogada especialista en estudios de género que todos los jueves realiza su columna en Cuarto Oscuro, nuestro programa de radio de FM La Cuerda que se emite de lunes a viernes de 11 a 13.

Municipalidad de Salta

“Acá lo que hay que señalar es si se trata de un humor sexista o no. El humor sexista es una forma de sexismo, que mediante las bromas o chistes, suaviza o disfraza con ese contenido de humor situaciones donde se desprecia a la mujer. Se la infantiliza, se la ridiculiza. Y esto exacerba formas de desigualdad”, declaró.

“Obviamente que el humor siempre depende del contexto en el cual se está diciendo y planteando. Depende quién lo dice y cómo lo dice, qué es lo que se dice. Nuestra sociedad ha ido variando mucho -aclaró-. Ustedes recordarán No toca botón o La peluquería de Don Mateo, programas que eran totalmente habilitados socialmente, que a nadie les parecía mal, y que hoy por hoy han ido saliendo de las pantallas, de nuestra sociedad. Por el contrario, hay otras humoristas, como Maitena, que desde los 80 viene haciendo chistes vinculados con las mujeres. O Malena Pichot más recientemente, con distintos sketches, y creo que ahí está muy claro quién hace la broma y desde dónde se para plantearlo. Eso es algo a tener en cuenta. Yo desconozco la motivación de Listorti pero evidentemente si uno ve el video se trata de un guiño hacia los varones”.

“Estamos hablando es un mensaje que va dirigido a un público evidentemente masculino donde el guiño está dado en ‘mirá esta que me habla de las cosas de la escuela, yo prendo la licuadora total no la escucho porque es una tontería lo que me está diciendo’. Y otro tema a tener en cuenta es en qué ámbito se da este tipo de humor. Uno puede hacerlo en un ámbito privado, donde hay gente que uno conoce, pero cuando estamos en la escena pública uno no sabe a dónde va a llegar ese tipo de bromas, no sabe el efecto que va a tener en la sociedad”, explicó Postiglione.

“Quizás Listorti con la esposa están súper acostumbrados a hacer estas bromas, les cae bien, y en su casa tienen una división equitativa de las tareas domésticas. Lo desconozco. Pero lo que acá se está planteando es qué efectos tiene (la broma) fuera de ese núcleo familiar. Ahí es donde llama la atención”, siguió.

La abogada dijo que en este tipo de polémicas hay distintas versiones sobre qué hacer. “¿Lo censuramos? ¿Lo criticamos? Yo creo que no sirve censurar. Creo que vivimos en una democracia. Pero sí está bueno reflexionar sobre eso, poder repensar los mensajes. Lo óptimo sería que el público diga ‘a mí ya no me da gracia’. Pero no todos los varones ni toda la sociedad hizo el proceso de reflexionar sobre los temas de género”, aseguró.

Para finalizar, Postiglione recordó la frase de una investigadora española: “El humor es un lenguaje que puede servir para cuestionar el orden establecido o para afianzarlo”.

Otras noticias