sábado 24 de febrero de 2024
18.7 C
Salta

Por secuestro | Barrabravas de La 12 condenados en un caso que involucra al hijo del salteño Julio Mera Figueroa

Mariano Mera Figueroa – hijo del ex ministro del Interior menemista – está prófugo hace dos años. Se lo busca por violar y ordenar el secuestro de la víctima.

J.R vive actualmente en condición de testigo protegida y parte de la pesadilla que vive desde hace años fue relatada por el periodista Gustavo Grabia en el sitio Infobae. Fue abusada por el dirigente político Mariano Mera Figueroa. Cuando la mujer que frecuentaba la barra “La Doce” denunció al hijo del ex ministro del Interior menemista, éste la mandó a secuestrar en connivencia con la barra brava de Boca para hacerle cambiar la declaración en la Justicia.

Por ese delito, ayer fueron condenados a cinco años y medio de prisión Osmar Moyano y Ernesto Duarte como autores. “Si bien la pena es más baja que la de 11 años pedida tanto por el fiscal Oscar Ciruzzi como por los abogados de J.R., Nicolás Rechanik y Romina Avila, es de prisión efectiva y además debería ahora impulsar la causa por abuso sexual que está extrañamente dormida en Morón”, reseña Infobae.

Municipalidad de Salta

¿Por qué no se condenó también a Mera Figueroa? Porque está prófugo de la Justicia hace dos años y habrá que encontrarlo para después juzgarlo. Pero el fallo contiene otro dato importante: los jueces decidieron que se investigue como presuntos coautores a Rafael Di Zeo y Norberto Cibile, el famoso Turco de La Boca, hombre clave en el grupo del barrio de La Doce, ya que el fiscal dio por probado durante el proceso que toda la acción tuvo la coordinación de la barra brava.

Gustavo Grabia recordó en su reporte de ayer, aspectos de la macabra historia que involucra al hijo de unos de los máximos dirigentes peronistas surgido en Salta. Para ello recordó el testimonio de la propia J.R. “El padre de mis hijas trabajaba para Mera Figueroa cuando éste era asesor en la intendencia de Merlo. Le habían conseguido un puesto aunque a la Municipalidad iba solo el día que cobraba. Cuando nos separamos él deja de pasarme plata y, desesperada, porque tenía que mantener a mis dos hijas, acepto trabajar para Mera en su casa con la promesa de un puesto municipal. Y un día pasó lo que pasó. Yo lo denuncié y me fui a vivir primero con mi abuela y después a La Boca, donde era amiga del Turco, que lideraba al grupo del barrio de La Doce. Yo siempre fui a la cancha con ellos, porque el Turco manejaba las entradas. Así fui conociendo a todos los de la barra. Jamás pensé que ellos podían llegar a entregarme”.

Pero su pálpito falló, la secuestraron y el fiscal cree que Di Zeo fue clave presentando como pruebas un intercambio de Whatsapp con Mera Figueroa, donde en uno de esos mensajes el líder de La Doce le dice: “Mirá que la estuvieron buscando en la cancha y no la vieron, pero si no es hoy, es el domingo”. Finalmente fue el miércoles 19 de octubre de 2018, tras la victoria de Boca frente a Cruzeiro en un partido de la Copa Libertadores. J.R lo narró así.

“Yo me entero de que ellos me entregaron cuando estaba secuestrada. Supe que cuando empezó la movida a Rafa le preguntaron por mí y dijo ‘no tengo idea de quién es’. Entonces le mostraron una foto del Turco para decirle ‘se junta con este chabón y su gente’ y Rafa pidió que se lo trajeran y entendieron que era la pieza fundamental para hacerme algo. Ahí me cerró lo que viví esa noche contra Cruzeiro, que fue la última vez que pisé la cancha, porque me miraban mucho, venían atrás donde yo estaba o desde el paravalanchas me marcaban (…) Después que me llevaron, termino en una casa en Moreno donde aparece Mera con un abogado y me dicen: ‘Vos decís esto, esto y esto y te vas con las nenas de nuevo (por sus hijas) y acá no pasó nada’. Es más, Mera me agrega: ‘Yo hablé con Rafa y ni se te ocurra mencionar que te llevó la barra de Boca. Hacé un video para Facebook diciendo que estás bien, que te fuiste por tu propia cuenta y si sale todo bien, el domingo Rafa te lleva al paravalanchas y te para al lado suyo en el Superclásico (Boca-River se jugó ese domingo 23 de octubre de 2018)”.

Por suerte para ella, en un descuido de sus captores pudo tomar el celular y mandar un mensaje a una amiga para contarle lo que estaba pasando. Al rato, la brigada antisecuestros de la Policía Federal la liberaba y pasaba a integrar la lista de testigos protegidos del Ministerio de Seguridad. Ahora, casi tres años después, J.R. consigue que sus secuestradores sean condenados por la Justicia.

Otras noticias