domingo 14 de abril de 2024
14.2 C
Salta

Paro General | El sueño sindical y el rol que le asignan a Cristina, Moyano y Urtubey

Tras el paro general de ayer, los analistas bucean en las lógicas políticas del mismo: el deseo de la alicaída CGT por convertirse en pieza clave del rearmado de un justicialismo que para emanciparse de la ex presidente mira a figuras como Urtubey.

Nadie duda de la contundencia del paro general del día de ayer. Tampoco lo dudó el columnista de La Nación, Carlos Pagni, quien admitió en su programa Odisea que Buenos Aires y muchas localidades del interior estaban vacías en el mediodía de ayer y trató de identificar las motivaciones políticas que llevaron a la CGT a trabajar por una huelga general.

El descontento de gran parte de la sociedad con el rumbo económico del gobierno es un punto clave, aunque el columnista enfatizó también en la necesidad de la CGT de responder a la presión de la izquierda – sea la identificada con el trotskismo o la identificada con el kirchnerismo – que está asentada en el sector público que es el sector donde más alarma tienen los trabajadores. No obstante ello, Pagni desarrolló conceptos que terminan involucrando al gobernador salteño que ayer volvió a asumir una posición ambigua ante la huelga: evitó descalificarla y reconoció su potencia, pero dijo que no arregla nada.

“Hay otra motivación en este paro que, como todo paro general, es un paro político de cuestionamiento a un programa, no de reivindicación de una cuestión gremial”, analizó Carlos Pagni quien luego remarcó que el triunvirato de la CGT tiene la “fantasía de convertir al sindicalismo en el articulador de un nuevo PJ que vaya a la competencia en contra de Mauricio Macri, emancipado de la imagen de Cristina Kirchner. Esta idea resurge todo el tiempo en un grupo de sindicalistas que tienen la ilusión de volver a poner al sindicalismo en la senda de la política, que vuelvan a tener rol en el juego del PJ -rol que perdieron con el proceso de renovación de los años ’80 y del que termina de sacarlos el expresidente Carlos Menem en los ’90. Hugo Moyano complica un poco esta estrategia porque dijo que hay que tener cierta añoranza por el gobierno de Cristina Kirchner, una posición disonante con la del resto del sindicalismo que prefiere verse reflejado en Miguel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y, eventualmente, en Sergio Massa”, enfatizó.

Otras noticias