jueves 25 de abril de 2024
17.5 C
Salta

Padres salteños | Se cumplieron 48 años del secuestro de la legisladora porteña Victoria Montenegro

El hecho ocurrió el 13 de febrero de 1976. Montenegro conoció su identidad recién en 2000. «No hay un solo día, desde que asumí la verdad, que no piense en ellos», declaró.

Este martes 13 de febrero se cumplieron 48 años del secuestro de la hoy legisladora porteña Victoria Montenegro. El hecho ocurrió en la localidad de William Morris, en el Gran Buenos Aires. En el operativo de la dictadura militar también fueron secuestrados sus padres, que eran salteños.

«Hoy se cumplen 48 años del día en que el ejército entró a casa y nos secuestró. Papá tenía 20 años, mamá 18 y yo 13 días. No hay un solo día, desde que asumí la verdad, que no piense en ellos», escribió este martes la legisladora en su cuenta de Twitter.

«En el horror al que los sometieron, pero también en el amor que nos hizo familia, el amor que me dió el nombre de una causa también amada. En estos tiempos de tanto odio y negacionismo reivindico el amor de una generación maravillosa y reivindico la memoria que volverá a arder para encenderlo todo una vez más», siguió, y finalizó con «Toti y Chicha presentes, hasta la victoria siempre!».

Roque Orlando Montenegro e Hilda Ramona Torres eran salteños, de Metán. El primero había nacido el 16 de agosto de 1955 y era el menor de ocho hermanos. Para su familia era el «Toti» y durante su niñez conoció a Hilda o, simplemente, «Chicha». Siendo adolescentes integraron un movimiento de Boy Scouts, comenzaron un noviazgo y juntos empezaron a militar en la Juventud Peronista.

«Al igual que muchos jóvenes metanenses, se vincularon luego a Luis Eduardo Rizo Patrón, un profesor de matemáticas llegado desde Santiago del Estero que era amigo de Mario Roberto Santucho, uno de los fundadores del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y comandante del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), organizaciones a las que los dos jóvenes se sumaron junto a varios integrantes de la familia Torres Cabrera», recordó Germán Ulrich en un largo artículo publicado por el sitio Haroldo en marzo de 2018.

A partir de septiembre de 1974 la escalada represiva se intensificó. Hilda fue detenida en Tucumán y luego liberada, pero junto a Roque partieron hacia Buenos Aires donde siguieron militando y se establecieron en una casa de William Morris, en el partido bonaerense de Hurlingham. El 31 de enero de 1976 nació Hilda Victoria Montenegro Torres en el Hospital Israelita de Buenos Aires y unos pocos días más tarde, el 13 de febrero, los tres fueron secuestrados por una patota encabezada por el coronel Herman Tetzlaff.

Tras torturar y asesinar a sus padres, Tetzlaff se apropió de la bebé, la inscribió con el nombre de María Sol con un certificado falso y la crió como hija propia en el barrio porteño de Lugano. Victoria conoció su verdadera identidad en julio de 2000 y se convirtió en la nieta recuperada número 95.​

Archivos

Otras noticias