sábado 24 de febrero de 2024
17 C
Salta

Malvinas | Exhumaron restos de una tumba colectiva en donde figura un salteño muerto en combate durante la guerra de 1982

Los restos de la tumba en donde estaba inscripto el nombre de Luis Sevilla y otros cuatro soldados serán analizados en Córdoba. Los trabajos forenses comenzaron el martes, luego de una oración religiosa para bendecir la operación.

“Son fragmentos de cuerpos, no cuerpos completos, esqueletizados”, precisó Luis Fondebrider, exdirector del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y titular de la Unidad Forense del Comité Internacional de la Cruz Roja. Eso restos serán trasladados a Córdoba para ser analizados y cruzados con los perfiles genéticos de las muestras aportadas por familiares en el laboratorio. El objetivo es lograr la identificación de los restos enterrados en la fosa común denominada C 1 10, proceso que comenzó en 2012 y tuvo una primera etapa de trabajos de campo en 2017, al identificarse 115 soldados argentinos luego de haberse exhumado 122 cuerpos de 121 sepulturas.

En el caso de la tumba colectiva, la misma no había sido incorporada en el primer proyecto porque no se trataba de una sepultura anónima: una placa colocada en 2004, consignaba que allí se encontraban los restos del alférez de Gendarmería Julio Sánchez y los soldados de Fuerza Aérea Héctor Aguirre, Mario Luna y Luis Sevilla, este último un salteño nacido en Rosario de la Frontera. Sin embargo, cuando se exhumaron las tumbas anónimas se comprobó que esos tres soldados habían sido enterrados en sepulturas individuales, por lo que se hizo necesario esclarecer la identidad de los restos sepultados en la tumba C 1 10.

Municipalidad de Salta

Sevilla había nacido en Rosario de la Frontera el 17 de septiembre de 1963 y a los dos años, él y su madre fueron abandonados por su padre mientras la última estaba embarazada de su hermana Miriam. Estuvo interno en una guardería y luego en un hogar hasta los 10 años, fue cargador de carbón, limpiador de almacén, verdulero y albañil. Siendo adolescente viajó a Buenos Aires en busca de un futuro mejor hasta que el 8 de enero de 1982 ingresó al servicio militar en la escuela de Aviación Civil de Córdoba. Tres meses después estaba en plena guerra ocupando el puesto de Policía Militar en Goose Green. Murió defendiendo la base aérea “Cóndor”, el lugar donde operaban los aviones Pucará. Ocurrió el 28 de mayo de 1982, cuando tenía apenas 18 años. Fue ascendido a Cabo Post Mortem y recibió la medalla “La Nación Argentina al Valor en Combate” fue declarado “Héroe Nacional” en 1998, le otorgaron la medalla “La Nación Argentina al Heroico Valor en Combate” y una calle en Paraná y otra en Mar del Plata lo honran.

Volviendo a los restos exhumados, se prevé que los mismos estén el próximo jueves 26 en el laboratorio del EAAF en Córdoba. Allí se realizarán los procesamientos y cruzamientos de información entre los perfiles genéticos de las muestras y las aportadas por familiares en el proceso de 2017, en un trámite que podría extenderse durante dos o tres semanas.

Otras noticias