domingo 19 de mayo de 2024
17.5 C
Salta

La vergüenza es una emoción que Nicolás Dujovne no practica

Tras conocerse que la mansión personal del ministro de Hacienda nacional paga impuestos como si se tratara de un baldío, el funcionario de la Casa Rosada recurrió a una justificación desopilante: que el final de obra que presentó hace años se quemó en un incendio de los archivos de la Ciudad.

La investigación que dio cuenta de la trampa que realizó Dujovne para evadir impuestos fue publicada el domingo pasado en el diario Tiempo Argentino y llevó la firma de los periodistas Adrián Murano, Nicolás Marsico, Sofía González y Gustavo Sosa.

Allí se hizo notar que la mansión que habita y es propiedad del ministro fue declarada frente a la Oficina Anticorrupción como un baldío en el barrio de Belgrano, con lo cual desde el gobierno tuvieron que salir a dar explicaciones.

En ese marco, Tiempo Argentino amplificó la versión relatada por el periodista Antonio Laje en su programa de A24, “el ministro ahí compró un terreno hace varios años, una casa que construyó. Cuando comprás el terreno mientras construís es un baldío. Después presentás el final de obra y te empiezan a llegar los impuestos».

Y también dio a conocer la justificación del gobierno: «Hace varios años se presentó el final de obra. En un momento hubo un incendio en parte de los archivos de la Ciudad de Buenos Aires y se quemó. Se volvió a pedir. Tres veces presentaron el final de obra y ya directamente ahora se le pidió al Gobierno de la Ciudad que presente los comprobantes. Para Dujovne este tema corresponde a la Ciudad».

Archivos

Otras noticias