martes 28 de mayo de 2024
12.3 C
Salta

La niñez pobre y las niñas madres | Dos de los problemas que nuestro país no resuelve

A 30 años de la Convención de los Derechos del Niño, un informe de UNICEF advierte sobre los chicos que comen poco, viven hacinados, se convierten en madres y sufren violencia en un contexto de pobreza.

A tres décadas de la Convención de los Derechos del Niño que influyó en numerosas constituciones, leyes, políticas y prácticas en todo el mundo; el organismo que tiene como misión proteger esos – UNICEF – publicó un informe sobre la situación de la niñez en el mundo. Se trata de un reporte global que tiene una sección dedicada a nuestro país en donde distintas políticas – Programa de Nutrición y Alimentación Nacional; la Ley de Protección Integral de las Niñas, los Niños y los Adolescentes; la Ley de Educación Nacional; la Ley de Educación Sexual Integral; La Asignación Universal por Hijo; la Ley de Voto Adolescente y el Plan Nacional de Primera Infancia – supusieron avances que, sin embargo, no resuelven problemas graves.

«En Argentina, la principal deuda con la niñez está vinculada a la pobreza, entendida como un problema estructural, que va más allá de la falta de ingresos. En los últimos 30 años en Argentina no se pudo perforar el 30% de pobreza en la población de niños, niñas y adolescentes. En la actualidad, la mitad de los chicos y chicas es pobre. Cambiar esta realidad debe ser la primera responsabilidad del Estado», declaró a Clarín Luisa Brumana, Representante de UNICEF.

Los adolescentes enfrentan importantes desafíos en torno a la salud. «Aún con mejoras substantivas en la mortalidad materno-infantil, cada año 2.500 niñas de menos de 15 años se convierten en niñas madres, evidenciando situaciones de abuso y violencia que, además, ponen en riesgo su salud. El 14% de los nacimientos son de madres de menos de 19 años y en el 70% de los casos son no son intencionales», aseguró Brumana que también señalo que se triplicó la mortalidad por suicidio entre adolescentes en las últimas décadas.

«En educación se logró duplicar el número de niños y niñas que asisten al nivel inicial, pero a medida que crecen, el sistema educativo deja de contenerlos. La cobertura de educación secundaria ha aumentado, pero todavía hay cerca de 500.000 adolescentes fuera de la escuela. Los retos tienen que ver con cerrar esta brecha de cobertura, pero fundamentalmente con transformar la escuela secundaria, para lograr que las y los adolescentes adquieran aprendizajes y habilidades críticas para la vida, que respondan a sus necesidades y los retos del Siglo XXI», explica la representante de UNICEF.

La violencia física o verbal hacia niños, niñas y adolescentes es otra problemática que continúa. «En siete de cada diez hogares todavía se utilizan métodos violentos en la crianza de los chicos -sigue Brumana-. Además, los chicos también pueden sufrir violencia en la escuela, en las redes sociales y en instituciones deportivas- los ámbi­tos que debieran ser de protección y confianza, afecto y estímulo para el desarrollo integral».

Archivos

Otras noticias