sábado 24 de febrero de 2024
21.4 C
Salta

Explotación laboral y abusos | Rescatan a trabajadores golondrinas salteños de un viñedo mendocino

Ariel, su familia y otras familias habían llegado desde Salta atraídos por la oferta laboral. El pasaje se descontaría luego de su salario. Arribaron veinte adultos y una menor de siete años.

Una denuncia anónima al 145 reveló una situación de semiesclavitud que sufrían nuestros comprovincianos en un viñedo del pueblo de Barrancas, Mendoza. Según la cobertura de medios nacionales como Infobae, los trabajadores golondrinas que pertenecían a 24 familias estuvieron quince días trabajando doce horas, endeudados con el almacén de la finca, recibiendo amenazas por los encargados y sin siquiera saber dónde estaban.

Tras la denuncia realizada el miércoles 29 de noviembre, un operativo de fiscalización nucleó a personal del RENATRE, de la UATRE, del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social y de la Subsecretaría de Trabajo de la provincia. Certificaron que las condiciones de los trabajadores en la finca estaban reñidas ante la ley. Ariel – cuyo nombre real se preserva en esta nota- calificó la situación de “horrible, fatal, fiera”. Le pegaban 650 pesos la hora y por día juntaban entre 6.500 y 7.000 pesos. Las autoridades informaron que los empleados no tenían agua potable, trabajaban sin elementos de protección personal y se les retenían sus documentos.

Municipalidad de Salta

“Ariel, su familia y otras familias habían llegado desde Salta atraídos por la oferta laboral que les había ofrecido el propio Víctor Manuel Quispe, el cuadrillero. El pasaje se descontaría luego de su salario. Arribaron veinte adultos y una menor de siete años. Otras cuatro personas ya residían allí desde hace un año. De los veinticuatro trabajadores, cinco eran mujeres: una está embarazada de tres meses y otra es una adolescente de 17 años. Cuando las autoridades ingresaron a la finca constataron que había veinticuatro trabajadores en sus puestos: solo la niña de siete años se encontraba en una de las habitaciones” destacó Infobae.

El mismo medio agregó que “debían pagar el alquiler para vivir en condiciones de semiesclavitud. Nunca cobraron por sus labores. Se les adeudaba quince días de trabajo pero, en una vil estrategia de sometimiento, los que debían dinero eran ellos. La finca tenía un almacén. Los trabajadores compraban fideos, jugos, caballa, yerba. Alguien se animó a adquirir un trozo de carne, pero el peso del corte hacía de la estafa una incertidumbre. Todos los consumos quedaban anotados en un cuaderno solo fiscalizado por los dueños. Las deudas, al momento de la fiscalización, alcanzaban los treinta mil pesos promedio por cada golondrina”.

Sobre la menor de edad, los reportes indican que no era explotada laboralmente, pero carecía de escolarización y evidenciaba signos de maltrato, mala alimentación y abuso. Decidieron internarla en el Hospital Pediátrico doctor Humberto Lotti. Mientras tanto, 16 adultos manifestaron la intención de irse inmediatamente, otras 4 lo hicieron al día siguiente del allanamiento. El cuadrillero Quispe está detenido en la unidad 32 del Centro de Detención Judicial Mendoza, según ordenó la secretaría penal C del Juzgado Federal de Mendoza. “El delito que le correspondería a los culpables sería trata con fines de explotación laboral” se destacó.

Otras noticias