domingo 21 de abril de 2024
27.5 C
Salta

En Salta y el país | Masiva movilización por el 8M en rechazo a las políticas antiderechos del gobierno

Miles de mujeres salieron a las calles en todo el país para defender los logros alcanzados y expresar su repudio al avance de medidas regresivas. En Salta, la protesta adquirió un carácter particular frente a las alarmantes cifras de pobreza y violencia machista.

El 8 de marzo se vivió con una contundente convocatoria en las calles de Salta y distintos puntos del país. Esta vez, la movilización llevó una carga particular: el sentimiento de que la pelea por los derechos de las mujeres y disidencias se ha distanciado del acompañamiento estatal, enfrentando incluso políticas de combate al feminismo y la transformación social.

Uno de los reclamos presentes fue que no solo ha quedado relegada la agenda de género, sino que el gobierno de Javier Milei ha instalado un relato donde el rol de las mujeres se encuentra postergado. En apenas tres meses, su «batalla cultural» ha logrado dejar afuera a las mujeres y disidencias de su proyecto político, más allá del cierre de carteras ministeriales. La masiva convocatoria en Salta y el resto del país invitó a repensar un movimiento de mujeres y disidencias que se ocupe de la agenda popular, especialmente de las mujeres pobres, cuyo número crece exponencialmente a la par del ajuste brutal del gobierno nacional.

La Asamblea Lesbotransfeminista alertó sobre «un gobierno profundamente antiderechos, que no solo intenta retroceder en cuanto a derechos conquistados, sino que pretende negar los Derechos Humanos, los derechos sociales, que no son más ni menos que acceder a la comida, a la vivienda digna, al trabajo, a la educación y a la salud». Consideran también que a 40 años de Democracia ininterrumpida, este gobierno pone en disputa la división de poderes, el federalismo, el rol del Estado como garante de derechos, la vigencia de los derechos humanos, sociales y políticos, la libertad de prensa y expresión, e incluso el sistema político.

En Salta, donde la pobreza impacta en miles de mujeres y se encabezan las listas de femicidios, las referentes del feminismo cargaron sus palabras de fuerza y resistencia. María Elena Jiménez recordó la importancia de la memoria y la lucha constante, en un contexto donde los logros se ven amenazados: «Que la fuerza nos acompañe siempre, que siempre estemos al frente sin claudicar», dijo a Nuevo Diario. La Multisectorial de Mujeres apuntó a la agenda neoliberal que ignora los derechos humanos, ambientales y sociales de las mujeres y diversidades, denunciando la mercantilización de la naturaleza y el avance del capitalismo patriarcal como amenazas para sus vidas y territorios.

Las activistas Pía Ceballos y Sofía Fernández recordaron la urgencia de luchar contra la violencia machista y la opresión patriarcal. «Salimos a marchar para que se acaben los femicidios, los transfemicidios, los travesticidios, para que nos dejen de matar, de violentar, para la enorme necesidad de cuidar y proteger nuestros derechos», dijo Pía. Sofía denunció las políticas de hambre, la falta de agua y trabajo digno para las compañeras originarias, y una justicia machista que silencia las denuncias.

Mientras tanto, en Buenos Aires se llevó a cabo una masiva marcha frente al Congreso bajo la consigna «ni un paso atrás», con críticas al presidente Javier Milei. Las consignas defendieron el aborto, la igualdad y los derechos adquiridos, alertando que «la vida está en riesgo» y «a la clandestinidad no volvemos nunca más». Previo al acto, apareció pintada una senda peatonal con la frase «Si no incluye a las mujeres judías no es feminismo, es antisemitismo», reclamando por la liberación de mujeres secuestradas por Hamas, en medio de tensiones por la participación de sectores de izquierda.

Archivos

Otras noticias