martes 28 de mayo de 2024
3.1 C
Salta

Economía Mundial | Duro informe del Vaticano contra el sistema financiero: “¡El dinero debe servir y no gobernar!”

La Santa Sede difundió un documento en el cual analizan el actual sistema económico-financiero del mundo.

“Oeconomicae et pecuniariae quaestiones.- Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero” se titula el documento difundido por el Vaticano esta mañana.

Desde la Santa Sede destacan que “la creciente influencia de los mercados sobre el bienestar material de la mayor parte de la humanidad” demanda “una regulación adecuada de sus dinámicas” y “un fundamento ético claro que garantice al bienestar alcanzado esa calidad humana de relaciones que los mecanismos económicos, por sí solos, no pueden producir”.

Con 34 apartados, el Papa Francisco aprobó la publicación de las consideraciones que han realizado diferentes actores de la Iglesia en una Sesión Ordinaria del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral realizada en enero.

“La promoción integral de cada individuo, de cada comunidad humana y de todas las personas” es un bien que “florece como anticipación del reino de Dios, que la iglesia está llamada a anunciar e instaurar en todos los pueblos; y es el fruto peculiar de esa caridad que, como pilar de la acción eclesial, está llamada a expresarse en el amor social, civil y político”, destacan desde el Vaticano.

Los congresales de la Santa Sede hacen una crítica al individualismo y ponderan que la dignidad será “regulada por leyes inspiradas en la justicia real” y que, por tanto, todo ello se aplica en la política y la economía.

Además, destacan como fundamental la ética basada en la libertad, la verdad, la justicia y la solidaridad y recuerdan el encuentro con Jesucristo, quien fuere el que dirime las relaciones sociales. Algunas frases introductorias:

“Si bien es cierto que el bienestar económico global ha aumentado en la segunda mitad del siglo XX, en medida y rapidez nunca antes experimentadas, hay que señalar que al mismo tiempo han aumentado las desigualdades entre los distintos países y dentro de ellos. El número de personas que viven en pobreza extrema sigue siendo enorme”.

“La reciente crisis financiera era una oportunidad para desarrollar una nueva economía más atenta a los principios éticos y a la nueva regulación de la actividad financiera, neutralizando los aspectos depredadores y especulativos y dando valor al servicio a la economía real”.

“Aunque sí se han realizado muchos esfuerzos positivos, en varios niveles, que se reconocen y aprecian, no ha habido ninguna reacción que haya llevado a repensar los criterios obsoletos que continúan gobernando el mundo. Por el contrario, a veces parece volver a estar en auge un egoísmo miope y limitado a corto plazo, el cual, prescindiendo del bien común, excluye de su horizonte la preocupación, no sólo de crear, sino también de difundir riqueza y eliminar las desigualdades, hoy tan pronunciadas”.

Archivos

Otras noticias