martes 27 de febrero de 2024
21.4 C
Salta

Argentinos provenientes de países con nuevas cepas de COVID | Cumplirán más exigencias y pagarán los gastos que demandan

Será el Ministerio de Transporte de la nación el que definirá la forma en la que regresarán. Las llegadas serán de manera “gradual” y “según las capacidades operativas de los pasos internacionales habilitados”.

A partir de la aparición de nuevas cepas del coronavirus, y ante la posibilidad de la llegada de una segunda ola de contagios, se suspendieron todos los vuelos procedentes de Brasil, Chile y México que lleguen a la Argentina a partir del lunes próximo.

Es los que establece la Decisión Administrativa 268/2021, publicada hoy en el Boletín Oficial. Allí se detalló que solo se permitirá el arribo de los aviones “necesarios para el regreso de las personas nacionales y extranjeras residentes que se encuentren en los destinos indicados”, pero será el Ministerio de Transporte el que definirá la forma en la que regresarán: será de manera “gradual” y “según las capacidades operativas de los pasos internacionales habilitados”.

Municipalidad de Salta

El documento también precisó cuáles son las condiciones que deberán cumplir desde el sábado todos aquellos que ingresen al territorio nacional: además de todos los protocolos ya vigentes, los pasajeros estarán obligados a someterse a dos “pruebas para SARS-CoV-2″, una “al arribo al país y otra al séptimo día del ingreso”, y además tendrán que hacerse cargo del “costo de ambas”.

Quienes resulten negativo en el primero de esos tests van a tener que cumplir un aislamiento “por el término de 7 días desde la toma de la muestra”, pero podrán hacerlo “en los respectivos domicilios denunciados a tal fin en su declaración jurada de ingreso al país”. Por el contrario, a quienes den positivo se les exigirá la realización “a continuación” de un PCR “para su secuenciación genómica, según indicación del Laboratorio Nacional de Referencia”.

Asimismo, tanto esta persona como sus “contactos estrechos” serán derivados para “cumplir el aislamiento en los lugares dispuestos por las autoridades nacionales correspondientes y destinados a tal fin, hasta tanto se efectúe el traslado seguro hasta su localidad de residencia, si correspondiera”. La estadía en estos sitios también estará a cargo del ciudadano argentino o extranjero residente que ingresa al país.

En caso de que el pasajero dé negativo en la primera prueba de detección del coronavirus, pero resulte ser positivo cuando se le realiza la segunda, a los 7 días de haber llegado, será responsable de pagar el testeo de secuenciación genómica, mientras que el Gobierno hará un “inmediato rastreo de los contactos estrechos de ese viajero o esa viajera”.

El Ministerio de Salud será quien realice el “control del aislamiento y seguimiento de los casos positivos, de sus contactos estrechos y de los casos negativos que arriben a cada provincia y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” y quien “emitirá las recomendaciones para su implementación”.

En caso de verificarse el incumplimiento de la cuarentena por parte de los que lleguen al país, las autoridades deberán radicar una denuncia penal de acuerdo con los arts. 205 y 239 del Código Penal (por violación a medidas contra epidemias y desobediencia a autoridad pública).

Otras noticias