domingo 25 de febrero de 2024
18.1 C
Salta

Antes decía que no había que apurarse | Ahora Martín Grande dice que hay que vacunarse

El diputado nacional continúa su camino errático y contradictorio.

Martín Grande avanza dando vueltas sobre sí mismo. A veces para un lado, luego para el otro. Como si fuera un personaje incomprensible de una comedia surrealista que lo único que hace es ir y venir dependiendo sus intereses del momento. Pero en realidad es un diputado de la Nación. También un periodista que tiene una de las radios más escuchadas de Salta. Su mensaje es muy difundido. Incluso cuando propone soluciones peligrosas.

Ahora, después de meses de incitar el rechazo a la vacuna contra el coronavirus, Grande dice que hay que aplicarse las dosis para lograr «la libertad». El mensaje, por fin, es correcto, pero el macrista peca por enésima vez de contradictorio, lo que genera ya no sospechas sino la confirmación de estar frente a un político que no piensa en la gente, como había prometido, sino en sus intereses partidarios.

Municipalidad de Salta

Antes a Grande le servía estar en contra de la vacuna. Ahora le sirve decir que es necesario vacunarse pero que no se puede porque el operativo padece un «gran descontrol».

«Esto es simple, para volver a ser libres hace falta la vacuna», dijo hoy en su radio. Pero hace algunos meses decía algo diferente.

«Hay demasiado apuro por ponernos esta vacuna. Hay métodos alternativos, como el dióxido de cloro», decía Grande en octubre. Y proponía utilizar una sustancia que nunca fue aprobada por el Ministerio de Salud.

«No quiero que vacunen a nadie apresuradamente», seguía en ese mensaje publicado en su cuenta de Facebook el año pasado. Se escudaba en posibles consecuencias negativas de la vacunación, a pesar de que el Gobierno Nacional aseguraba que las investigaciones sobre los efectos estaban controlados y chequeados, y que no habría mayores complicaciones, tal como finalmente ocurrió.

Ahora, Grande se contradice y dice lo opuesto. Siempre con el mismo objetivo: criticar al gobierno. Hoy considera que «los beneficios son mayores que cualquier posible efecto colateral».

Otras noticias