Perpetua | Condenaron a Olmedo por el femicidio de la salteña Paola Ávila

Hoy concluyó el juicio que tuvo además otras tres condenas por encubrimiento y cinco absoluciones. La joven madre de tres pequeños, fue asesinada de manera violenta en la zona oeste alta de la capital salteña en 2020, cuando tenía 35 años.

La fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma, representó al Ministerio Público Fiscal ante la Sala VII del Tribunal de Juicio del distrito Centro, en la audiencia de debate contra Pablo Guillermo Campos, Jorge Ignacio Olmedo, Claudio Mario Herrera, Ezequiel Alejandro Guzmán, Javier Alejandro Alfaro, Leonel Edgar Raúl Suárez, Gladys del Milagro Pastrana, Romina Gimena Bracamonte y Cristian Rubén Salas por el delito de homicidio agravado por alevosía, ensañamiento y por mediar violencia de género (femicidio) en perjuicio de Paola del Milagro Ávila.

El Tribunal integrado por los jueces Federico Diez, Paola Marocco y Francisco Macarello, dio a conocer el veredicto donde imponen a Jorge Ignacio Olmedo la pena de prisión perpetua como autor del delito de homicidio calificado por alevosía y violencia de género (femicidio) en perjuicio de Paola del Milagro Ávila. En el mismo fallo, dispuso la extracción de material genético del condenado por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato Único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

Gladys del Milagro Pastrana, Romina Gimena Bracamonte y Claudio Mario Herrera, fueron condenados por el delito de encubrimiento agravado a la pena de 3 años y 6 meses de prisión efectiva.

Javier Alejandro Alfaro, Leonel Edgar Raúl Suárez y Cristian Rubén Salas fueron absueltos por la duda, mientras que Pablo Guillermo Campos y Ezequiel Alejandro fueron absueltos en forma lisa y llana.

Jornadas previas

El primer día de audiencia declararon hermanos de la víctima de los cuales sobresalió la venta de zapatillas de su hermana por drogas, la presencia de Salas en la escena y la mención de un sujeto al que identificaban como «Pelado» que sería de barrio Limache.

Durante la segunda jornada declaró un amiga de la infancia de Paola y efectivos policiales. De esta jornada surgieron datos pormenorizados del día del hallazgo del cuerpo como así también del lugar y una vez más se nombró al sujeto que todos apodaban «Pelado» con el cual habría discutido y finalmente retirado en una moto cuando la policía llegó a dispersarlos en el transcursos de las últimas horas con vida de Paola.

En el desarrollo de la tercer jornada los testigos fueron un compañero de trabajo de Campos «el pelado» y un vecino. En este caso, el compañero de trabajo relató como fue su recorrido durante la noche y madrugada del día fatídico en el que juntos bebieron y estuvieron en B° Puerto Argentino e identificó a Paola. En este caso la declaración fue inconsistente en relación al a primera que dio en sede Fiscal sobre todo en los horarios. En tanto el vecino ubicó a Paola junto a un hombre hablando, ruidos de motos y mucho movimiento.

Durante las jornadas siguientes surgieron datos desde peritos del CIF que explicaron el motivo de la detención de los hoy 9 imputados, que tenían que ver con inconsistencias entre una primera declaración respecto a que no conocían a «El Pelado», la venta de zapatillas y otros detalles. También con la autopsia se supo que Paola tenía alcohol en sangre pero no sustancias estupefacientes.

También durante las jornadas se conoció el informe psicológico sobre los imputados que en mucho de los casos estaban marcados por traumas de la infancia y el consumo de estupefacientes que los llevaban a un denominador común, la impulsividad.

En las ultimas jornadas, pidió declarar Salas quien detalló las horas previas a encontrar el cuerpo de Paola Avila, sostuvo que fue su mayor error no haber llamado a la policía o avisar a sus familiares.

También declararon tres imputados más y durante las jornadas de hoy y mañana se reproducirán los alegatos de las partes, esperando posteriormente conocer el veredicto.