El dólar y el aumento de las tarifas y de la carne impactaron sobre la medición que difundió el INDEC. Es la más alta desde octubre pasado, cuando había sido de 5,4%. Especialistas aseguran que la tendencia alcista se mantendrá en marzo.

“Tras la devaluación de 2018 el impacto más fuerte sobre la inflación se dio en septiembre y octubre del año pasado, con registros de 6,5 y 5,4% respectivamente. En noviembre y diciembre, ya con mayor estabilidad cambiaria, el índice se fue desacelerando hasta el 2,6% del último mes del año. Pero los precios volvieron a cobrar impulso en enero, por efecto de la suba de las tarifas y de los alimentos, que llevaron el IPC de ese mes a 2,9%” enfatizaron los medios nacionales que aseguraron que la tendencia podría persistir en marzo, para cuando se espera un registro similar al de febrero.