miércoles 24 de abril de 2024
23.3 C
Salta

“Tiene la mirada triste” | Es lo que contó una militante feminista de Salta tras visitar a la niña de 11 años embarazada tras ser violada

Se trata de Cecilia Cantoya del Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades de Salta. El caso de la niña obligó a Urtubey a derogar el decreto que obstaculizaba el aborto no punible aunque la tardanza pone en riesgo la propia vida de la menor.

“El escarnio público logró que el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, resolviera derogar su propio decreto que impuso seis años atrás un límite arbitrario e ilegal de 12 semanas para acceder a un aborto en casos de violación en esa provincia”, así comienza una nota publicada hoy en Página 12 la periodista Mariana Carbajal .

El artículo hace referencia a los motivos que llevaron a nuestra provincia a adherir al Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo, del Ministerio de Salud de la Nación, que fue actualizado en 2015, de acuerdo con los lineamientos de un fallo de la Corte Suprema.

Todo en el marco de una avalancha de críticas al gobernador por el caso de  la nena embarazada tras ser abusada sexualmente por su padrastro y que no podía acceder a un aborto por superar la gestación el plazo que regía para interrumpirlo, dispuesto por la provincia en el 2012.

Página 12 conversó también con Irene Cari y Cecilia Cantoya, del Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades de Salta, quienes relataron al medio nacional que visitaron a la niña en un barrio humilde de la capital salteña y hablaron con ella y su madre. “Tiene la mirada triste”, contó al medio nacional Cantoya. “Les sembraron el miedo, les dijeron que la nena se puede morir si se hace un aborto. Ya cursa la semana 22 aproximadamente. Lo más tremendo es que la mamá contó que en febrero la llevó con dolores de panza al Hospital Papa Francisco, del barrio Solidaridad, en la afueras de la ciudad, y ahí le dijeron que estaba constipada, que tenía atascada materia fecal. Le pregunté si le habían hecho análisis de sangre y orina, y dice que sí, que los tiene que buscar. Nuestra duda es si ya desde entonces hubo médicos que sabían del embarazo y no dijeron nada. Después anduvo bien hasta el 9 de mayo, cuando volvió a tener dolores. Entonces la llevó al Hospital Materno Infantil de Salta, donde se constató la gestación, en ese momento de 19 semanas, le dijeron. La mamá nos contó que las dos lloraron. Ahora están resignadas”, relató Cantoya.

Urtubey anunció a media mañana la derogación del decreto 1170 del 22 de marzo de 2012 a través de Twitter. El movimiento de mujeres celebró la noticia pero no dejó de remarcar la perversidad de la situación: “Un día antes de la derogación, la asesora de Incapaces, Patricia González, le hizo firmar a la madre un acta por la cual aceptó la continuación del embarazo de su hija, cuando en realidad no tenía otra alternativa”, cuestionó Mónica Menini, integrante de la Guardia de Abogadas Feministas de Católicas por el Derecho a Decidir. Al mismo tiempo, Menini se preguntó “con qué libertad pudo esa madre, que es compañera del abusador, tomar la decisión, si la misma norma la obligaba a que el embarazo siga adelante. Debe primar el interés superior de la niña, aunque la madre haya firmado. Hoy la continuación de ese embarazo pone en riesgo la vida de la niña”, advirtió Menini.

Las ideas y vueltas que comprometen la vida de esa pobre niña atacada por un hombre primero y el conservadurismo arcaico de la provincia después, no culmina ahí. Y es que consultada por PáginaI12, la subsecretaria de Políticas de Género de la provincia, Rosaura Gareca, aseguró que desde la secretaría de Asistencia a Víctimas de Delitos, a cargo de Leandro Ramos, en el curso del día tomarían nuevamente contacto con la familia de la niña para explicarle que ahora podría interrumpir la gestación forzada.

Al respecto el diario nacional diálogo con José M. Belizán, médico obstetra e investigador superior del Conicet, precisó que al avanzar el embarazo en una niña aumentan las posibilidades de que sufra complicaciones. Además, detalló “que en un estudio que realizamos sobre 854.377 nacimientos en Latinoamérica, publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology en el año 2005, se mostró que las embarazadas de edades muy precoces tenían cuatro veces más posibilidad de muerte en el embarazo comparado con el grupo de referencia (edades entre 20-24 años)”.

Archivos

Otras noticias