miércoles 24 de abril de 2024
23.3 C
Salta

Terrorismo de Estado en Salta | Dos jefes militares retirados fueron procesados por la desaparición de Víctor Brizzi

El joven cumplía el servicio militar obligatorio y fue secuestrado del Regimiento 5° de Caballería. Militaba en la Juventud Peronista y estudiaba abogacía. Los militares procesados por su desaparición son Luis Dubois y Héctor Girbone.

Víctor Mario Brizzi fue visto con vida por última vez el 8 de marzo de 1976 en el Regimiento 5° de Caballería de nuestra ciudad en donde cumplía el servicio militar obligatorio. A ambos acusados la jueza Mariela Giménez les atribuyó los delitos de privación ilegítima de la libertad y homicidio agravado y a cada uno les trabó embargo por un millón de pesos.

“Brizzi, que estudiaba derecho y militaba en la Juventud Peronista, fue visto con vida por última vez en los cuarteles de la Guarnición Ejército Salta, el 8 de marzo de 1976, cuando fue retirado del campo de entrenamiento por Ranfagni, con la excusa de que su padre se encontraba gravemente enfermo y se le iba a permitir ir a verlo. Sin embargo, ‘jamás regresó ni fue visto nuevamente con vida’, destacó la magistrada, quien consideró que ‘lo cierto e indubitable es que las circunstancias fácticas (previas, concomitantes y posteriores) de modo, tiempo, lugar, móvil, ocasión y personas -propias de este caso-, impiden desvincular del hecho a los imputados Dubois y Girbone, al tiempo que permiten reafirmar su intervención objetiva y subjetiva en la desaparición del soldado conscripto Brizzi'», destaca en su edición de hoy la sección local del diario Página 12.

Dubois (80 años) era oficial de Logística en el Destacamento de Exploración de Caballería Blindada de la Guarnición Ejército Salta en el momento de la desaparición de Brizzi. Su superior era el coronel Carlos Alberto Mulhall, que ya fue condenado por este hecho igual que el militar Joaquín Cornejo Alemán, que era subjefe del Ejército en Salta. Girbone (68 años) era Jefe del Escuadrón de Servicios y Jefe de la Agrupación Instrucción. Según los testimonios estaba a cargo de la incorporación de soldados en 1976 y se encargaba de la organización y supervisión de los conscriptos en la instrucción.

“La jueza sostuvo que el hecho de que Brizzi fuera desaparecido desde el propio Ejército ´le confiere al caso sub exámine una ‘gravedad singular e inusitada’ en orden a su trascendencia social, jurídicopolítica, institucional y jurídico-penal´. Consideró en este sentido que se incurrió en una «flagrante violación del deber institucional de cuidado, resguardo y protección», destacó el medio ya citado

En el procesamiento, se destaca que si bien el cuerpo de Víctor Brizzi no fue ubicado, «ello no descarta ni permite negar el hecho lógicamente evidente de su muerte violenta a manos de terceras personas, pues nunca más se supo absolutamente más nada de él». Es más, «todos los elementos de convicción reunidos a lo largo de la investigación», son indicativos de la desaparición y muerte del conscripto, ratificó. En el caso de Brizzi fue apartado de su grupo en el Ejército y luego de su desaparición se trató de hacer creer que había desertado y «no se tomaron medidas desde la órbita militar pertinente para ubicar o conocer el destino o paradero de un soldado conscripto que se hallaba ‘bajo bandera'», insistió Giménez.

Archivos

Otras noticias